Mi celular está clonado? Cómo clonar un celular?


Sin lugar a dudas, las nuevas tecnologías en el ámbito del equipamiento personal y el hardware, como así también los novedosos desarrollos en el mundo del software, nos han permitido facilitar los procesos de comunicación. Hoy, gracias a los teléfonos móviles podemos hablar con quién lo deseemos en cualquier momento y desde cualquier lugar.

Sin embargo estos avances también conllevan varios riesgos. Bien es sabido de las estafas que se han generado y masificado a lo largo de todos estos años a través de internet, y algo similar sucede con los equipos como los virus que atacan a las computadoras, y de la misma manera existen diversos riesgos al utilizar un teléfono celular.

Uno de los mayores riesgos durante el uso de un teléfono celular reside en que el mismo pueda llegar a ser un teléfono clonado, incluso sin que nosotros nos demos cuenta, y de esta forma un extraño puede llegar a tener acceso a nuestra información personal y sensible.

Por ello es sumamente importante que conozcamos a grandes rasgos qué significa un teléfono que ha sido clonado, cómo evitar que nos suceda, y en el caso en que detectemos que nuestro teléfono ha sido clonado, cuáles son los pasos que debemos llevar adelante para solucionar el problema.

¿Qué es un teléfono clonado?

Para poder protegernos de las estafas o riegos que puede llegar a surgir a partir de utilizar un teléfono que ha sido clonado, lo primero que debemos tener en claro es de qué se trata la clonación de teléfonos, y a partir de ahí conocer los alcances que puede llegar a tener esta situación.

En principio, cabe destacar que la llamada clonación de teléfonos celulares se refiere a una técnica a través de la cual los datos protegidos de un teléfono celular son transferidos de forma automática a otro teléfono, con lo cual el segundo teléfono actúa como una réplica exacta del teléfono celular original, es decir como un clon.

A partir de esta técnica de clonación, ambos teléfonos pueden realizar y recibir llamadas, aunque las mismas sólo aparecerán en la factura del dueño del teléfono legítimo. Esto sucede porque la red del operador que nos brinda el servicio de telefonía móvil no posee la habilidad de poder diferenciar entre el teléfono legítimo y el teléfono clonado.

Tengamos en cuenta que si bien las comunicaciones móviles actualmente se encuentran protegidas a través de distintos algoritmos de seguridad, lo cierto es que aquellos delincuentes que clonan teléfonos conocen a la perfección donde están las fallas de esa seguridad para lograr su cometido.

Además de ello, quien posee el teléfono clon puede escuchar nuestras conversaciones en las llamadas telefónicas, leer los mensajes de texto que nos envían, revisar nuestra agenda de contactos, mirar las fotos y los videos almacenamos en el dispositivo, es decir que logra tener un total acceso a nuestra información, sin que nos demos cuenta.

Entonces, podríamos resumir diciendo que un teléfono celular clonado es un aparato que fue reprogramado para transmitir el código del aparato y el código de un abonado habilitado. Así, el defraudador usa el aparato clonado para hacer las llamadas telefónicas y las mismas son debitadas en la cuenta del titular de la línea.

¿Cómo clonar un celular?

En líneas generales, el fraude de clonación de celular ocurre cuando el usuario del teléfono original se encuentra fuera del área de movilidad de origen, es decir que su teléfono se halla en modo «roaming», y al mismo tiempo operando en modo analógico.

De esta forma, el delincuente que intenta clonar nuestro teléfono logra obtener el código del aparato/código del usuario por medio de la monitorización ilegal del teléfono celular habilitado.

Supuestamente, cada teléfono celular posee un único código, pero después de la clonación existirán dos teléfonos celulares con el mismo código del aparato/código del subscriptor. En esta condición, la central de la prestadora de servicio celular no consigue distinguir el aparato clonado de uno debidamente habilitado.

Por lo general quienes se dedican a la clonación de teléfonos celulares lo hacen valiéndose de distintas herramientas de software, ya que existen actualmente una gran variedad de aplicaciones disponibles para realizar la clonación de un celular.

Cuando el software ha sido instalado, el delincuente solo necesitará conocer el número IMEI único del teléfono, lo cual le permitirá finalizar el proceso de clonación correctamente, y a partir de allí podrá comenzar a realizar llamadas, enviar mensajes, revisar todo el contenido de nuestro teléfono celular sin problemas, y lo peor de todo, sin que quizás nos demos cuenta.

En muchos casos la clonación de teléfonos puede realizarse a través de la clonación de la tarjeta SIM. En esta técnica, si bien no será el celular el que está clonado, por lo cual el delincuente no podrá tener acceso a información privada como por ejemplo poder ver las fotos que almacenamos en nuestro teléfono móvil, lo que logra es utilizar la SIM para hacer llamadas y enviar mensajes a través de nuestro número, por lo tanto para él tendrá cero costo, mientras nosotros tendremos que abonar la abultada factura del servicio.

¿Mi celular está clonado?

Si bien tener un teléfono clonado implica grandes riesgos, lo cierto es que por fortuna en la actualidad existen varias soluciones sofisticadas para la detección y prevención de fraudes de clonación, y las prestadoras han buscado disponer de estos recursos como parte de sus operaciones.

En este sentido, existen varias pautas o indicios que nos permiten saber si nuestro celular ha sido clonado. Para detectar esta situación debemos estar atentos a determinados comportamientos del teléfono, como los que se listan a continuación:

  • Dificultades para completar llamadas generadas
  • Cuando nos llaman reciben constantemente señales de ocupado o números incorrectos
  • Llamadas equivocadas o que nos cuelgan cuando atendemos
  • Caídas frecuentes de conexión
  • Dificultades para llamar al buzón de mensajes
  • Llamadas recibidas de números desconocidos, nacional e internacional
  • Importes por prestación de servicios muy superiores a la media

¿Qué hacer si mi celular está clonado?

Cuando hayamos detectado que nuestro teléfono celular está siendo objeto de un fraude de clonación, incluso también en casos de extravío o hurto del aparato, lo que debemos hacer es entrar inmediatamente en contacto con la prestadora y solicitar el bloqueo de la línea.

Si el hecho fuera denunciado por teléfono, el usuario debe anotar el nombre completo de la persona que lo haya atendido, la fecha, la hora, el número del caso generado y en el caso de denuncia directa, obtener copia impresa de la misma.

¿Cómo evitar el clonado?

Para evitar que nuestro celular sea clonado, existen algunas medidas preventivas a través de las cuelas podemos proteger nuestro móvil. Una de las mejores alternativas para evitar que nuestro teléfono celular, o incluso nuestra tarjeta SIM, puedan ser clonado es a través de la utilización de la función de autenticación.

Ahora bien, ¿qué es la autenticación? En líneas generales, la autenticación es un proceso matemático mediante el cual se realizan cálculos idénticos, tanto en la red como en el teléfono móvil. Estos cálculos utilizan información secreta preprogramada en el teléfono celular y en la red antes de que se active el servicio.

Debido a que los teléfonos que son clones no pueden tener acceso a esta información secreta, por lo tanto tampoco pueden obtener los mismos resultados en los cálculos. Toda esa información es enviada a la red, por lo que a través de la autenticación es rápidamente detectable que se está efectuando la técnica para poder clonar el celular.

No obstante, muchos consideran que la autenticación no es realmente un método confiable y potente para poder prevenir la clonación, sin embargo es en realidad el único método estándar disponible en la actualidad. Por supuesto que para que esto funcione, dependerá también de la antigüedad del teléfono, de la marca y del modelo del mismo.

Otro aspecto a tener en cuenta para evitar la clonación de nuestro teléfono celular es que cuando tengamos la necesidad de llevarlo a reparar debemos tratar de repararlo con representantes autorizados por los fabricantes o en el servicio de nuestra confianza, ya que una persona puede engañarnos diciéndonos que va a reparar nuestro móvil, y aprovecha la ocasión para realizar la clonación sin que lo sepamos.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es llevar a cabo una revisión mensual de la factura de nuestro servicio de telefonía celular, ya que de esta forma podemos identificar rápidamente la existencia de posibles llamadas no efectuadas, y así realizar la denuncia sin perder tiempo.

Por otra parte, cuando nos encontramos fuera del área de actuación o cobertura de nuestra prestadora de servicio de telefonía celular, es decir que nuestro teléfono se encuentra en modo conocido como «roaming», tenemos que tener en cuenta que las conexiones son consideradas de larga distancia, nacional o internacional. De ocurrir un fraude en esa situación, estas no serán descubiertas hasta que los registros de llamadas sean intercambiados entre las prestadoras, lo que demandará algún tiempo.

Por lo tanto, es sumamente importante que mantengamos un mayor rigor en el control de las llamadas cuando nos encontramos en viajes.

Otra situación a tener en cuenta es cuando compramos un nuevo teléfono celular. Al adquirir un teléfono celular, ya sea nuevo o usado, debemos siempre exigir la factura fiscal y verificar la procedencia, la habilitación y controlar la información de la factura, incluido el número de serie.

En el caso de que vayamos a comprar un teléfono celular usado, siempre debemos certificar si el mismo no es robado, para lo cual podemos consultar a la prestadora para saber si el aparato no se encuentra en ese estado.

Además del cobro por llamadas efectuadas por el usuario fraudulento, el fraude de clonación en sistemas móviles puede causarnos la pérdida temporal del servicio y, eventualmente, la necesidad de programar el teléfono celular con un nuevo número.

Si tenemos en cuenta que por lo general la clonación es más sencilla en teléfonos celulares más antiguos, lo mejor que podemos hacer es utilizar un móvil más moderno, y sobre todo evitar aquellos que todavía utilizan la tecnología CDMA.

De todas formas, los delincuentes siempre encuentran la manera de clonar teléfonos más modernos por lo que si detectamos que nuestro teléfono celular ha sido clonado, es recomendable no responder a las llamadas o mensajes SMS que puedan resultarnos sospechosas.

En este punto debemos tener en cuenta que la estafa de clonación muchas veces se realiza a través de un enlace que se adjunta a un mensaje SMS, y que cuando el usuario pulsa sobre ese enlace se produce la clonación.

También debemos evitar dar nuestros datos a través de llamadas sospechosas. Tengamos en cuenta que algunos delincuentes llaman a sus víctimas y fingen ser un empleado de la compañía prestadora del servicio de telefonía, para de esta forma solicitar datos personales que pueden ayudar a que se produzca la clonación del móvil.

Por ello, siempre que recibamos mensajes o llamadas sospechosas de este tipo, es bueno que actuemos con desconfianza. Lo ideal es decirle a quien llama que nosotros mismos nos pondremos en contacto con un representante de la empresa.