Pendrive y sus problemas. Como cuidar y reparar tu pendrive. Trucos y consejos

El pendrive es una de esas herramientas que nos son fundamentales para realizar nuestras tareas diarias. Ellos son la forma más práctica de transportar toda clase de documentos sin ninguna clase de impedimentos, aun cuando los sistemas de almacenamiento de archivos en la nube parecen estar en todas partes.

Lamentablemente, este tipo de servicios dependen de una conexión para poder funcionar, y no siempre podemos encontrar señal Wi-Fi o 4G disponible. Por ello los pendrives son tan útiles y en algunos casos, irremplazables. Sin embargo, a veces pueden jugarnos en contra, ocasionándonos serios problemas.

Cómo reparar un pendrive dañado

Sin duda alguna una de las más frustrantes experiencias que podemos sufrir los usuarios de computadoras es cuando conectamos un pendrive a nuestra PC y no es reconocido o el sistema nos devuelve un mensaje de error. Aunque parezca mentira a esta altura de los avances tecnológicos, un pendrive puede fallar incontables veces en su vida útil, y aún dañarse de tal modo de no poder recuperarlo aunque lo hayamos usado por poco tiempo.

Afortunadamente existen algunas herramientas y procedimientos que nos ayudarán a recuperar un pendrive dañado en poco tiempo y con mínimo esfuerzo, volviendo a poder usar su capacidad de almacenamiento por mucho tiempo más. Precisamente ese es el objetivo de este post, en donde encontraremos información y ejemplos de cómo poder recuperar ese pendrive perdido.

Antes de comenzar, debemos tener en consideración que los métodos para recuperar un pendrive que utilizaremos en este post borrarán por completo cualquier dato que pudiera estar almacenado en el dispositivo, pero por otra parte si no lo reparamos tampoco podremos usar esa información. Sin embargo, es posible que luego de aplicados estos procedimientos podamos recuperar totalmente o en parte los documentos que contenía el pendrive mediante la utilización de aplicaciones como Recuva.

Recuperar un pendrive mediante Windows

El escenario más común de fallo que podemos encontrar es cuando al conectar el pendrive en la PC, el sistema nos devuelva un mensaje como el siguiente: “Formatee el disco en la unidad para poder usarlo”, lo que significa que el sistema de archivos de la unidad de almacenamiento ha sufrido algún tipo de daño.

Si esta es la causa que no nos permite usar el pendrive, entonces podemos intentar solucionar el problema implementando el siguiente procedimiento:

Paso 1

En la ventana que aparece, presionamos sobre el botón “Formatear disco”.

Paso 2

Cuando aparezca la siguiente pantalla, seleccionamos el tipo de sistema de archivos deseado en el apartado “Sistema de archivos”. Luego de ello, En “Etiqueta de volumen” asignamos un nombre descriptivo y finalmente pulsamos sobre “Formato rápido” para seleccionar la opción.

Paso 3

A continuación pulsamos sobre el botón “Iniciar” para que el sistema comience a formatear la unidad.

Recuperar un pendrive con herramientas de otros fabricantes

En el caso de que acceder al pendrive sea problemático o detectemos un mal funcionamiento, otra de las alternativa disponibles para intentar recuperar esta unidad flash dañada es usar alguna aplicación con mayor cantidad de opciones que haya sido diseñada con ese específico propósito.

En este sentido Authorsoft USB Disk Storage Format Tool es una de las mejores herramientas disponibles en el mercado, por opciones y por funcionalidad. Para poder utilizarlo es necesario seguir los pasos que se describen a continuación:

Paso 1

Descargamos e instalamos la aplicación. La descarga la podemos realizar pulsando directamente en este enlace.

Paso 2

Lo primero que tenemos que hacer es realizar una comprobación de disco para encontrar y corregir cualquier error potencial como sectores dañados y demás. Para ello, en la pantalla principal de la aplicación, activamos las opciones “Correct errors” y “Scan drive”.

Paso 3

A continuación, pulsamos sobre “Check Disk”. Cabe destacar que el proceso de verificación puede tardar un tiempo.

Paso 4

También es posible realizar un formato completo del pendrive. Para ello, debemos asegurarnos de que la opción “Quick Format” no se encuentra marcada. Para finalizar pulsamos sobre “Format Disk” y esperamos hasta que el proceso finalice.

Cómo reparar un pendrive protegido contra escritura

Los pendrives a veces pueden ser problemáticos, y presentar inconvenientes prácticamente de la nada. Un ejemplo de esto es cuando al insertar una memoria de este tipo en un puerto de la PC, el sistema nos indica con una advertencia que el mismo “se encuentra protegido contra escritura, quite la protección o utilice otro disco”.

En el caso de que el pendrive posea algún tipo de traba manual, simplemente la accionamos para desprotegerlo y lo volvemos a insertar. ¿Pero qué pasa cuando no es así? A partir de este punto encontraremos algunos consejos para remediar esta situación.

Como desbloquear un pendrive o tarjeta de memoria

Antes de comenzar con el procedimiento, es necesario aclarar que deberemos modificar algunas claves del Registro de Windows, y si bien esto es realmente sencillo, debemos prestar atención para no equivocarnos y provocar más problemas. En este sentido, deberemos separar el procedimiento en dos partes, la creación de las claves de registro necesarias, en el caso de que no existan, y la modificación de los valores de las mismas.

Para la primera parte del procedimiento, y con la intención de que sea más sencillo de realizar, tenemos disponible un pequeño archivo del tipo “Bat” que nos permitirá añadir al Registro de Windows las claves que hacen falta sin ningún esfuerzo.

Paso 1

Para ello, abrimos el Notepad y pegamos el siguiente texto:

cd\reg add “HKLM\System\CurrentControlSet\Control\StorageDevicePolicies” /t Reg_dword /v WriteProtect /f /d 1

Paso 2

Luego de realizado este paso, guardamos el archivo con el siguiente nombre y extensión:

Claves.bat

Paso 3

A continuación, insertamos el pendrive o tarjeta de memoria asegurándonos de que Windows lo ha reconocido exitosamente, lo que podemos comprobar fácilmente en el ángulo inferior derecho de la pantalla.

Paso 4

Una vez finalizado este paso, ejecutamos el archivo “Claves.bat” que acabamos de crear.

A partir de este punto, ya podremos pasar a la segunda parte del procedimiento, desplazándonos hasta el menú de Inicio para ejecutar el comando “regedit”, lo que nos permitirá abrir el Editor del Registro de Windows.

Paso 5

Una vez abierto el Registro, buscamos la siguiente clave:

HKEY_LOCAL_MACHINE>SYSTEM>CurrentControlSet>Control>StorageDevicePolicies

Paso 6

Cuando la encontramos, nos desplazamos hasta el panel de la derecha y hacemos doble clic sobre “WriteProtect”, y en la ventana que aparece, introducimos el valor “0” en el apartado “Información del valor”.

Paso 7

Para finalizar, pulsamos sobre el botón “OK” y cerramos Regedit. Lo mejor en este punto, también es reiniciar el equipo. Luego de reiniciada la PC, insertamos el pendrive o la tarjeta y comprobamos que la protección haya sido eliminada por completo.

Cabe destacar que este procedimiento no sólo es útil en el caso de pendrives y tarjetas de memoria, sino que también puede ayudarnos a eliminar la protección contra escritura en reproductores de mp3, unidades de almacenamiento externas y otros dispositivos del mismo tipo.

En el caso de que este tutorial no arrojase resultados positivos, será necesario formatear, con la consiguiente pérdida de todos los datos almacenados en la unidad.

¿Problemas para formatear un pendrive? Conoce las soluciones

Las memorias USB como pendrives y tarjetas son uno de los gadgets que solemos usar más a menudo, principalmente debido a su comodidad y gran capacidad para almacenar muchos Gb. de datos en un pequeño tamaño. En la actualidad podemos almacenar en estos pequeños hasta 1 Tb. de información, y aun precio más que razonable, sobre todo cuando lo comparamos con lo que nos costaría almacenar la misma cantidad de información en discos ópticos como CDs y DVDs. Además debemos tener en cuenta que las memorias USB son reutilizables.

Sin embargo, a pesar de ser tan convenientes, existen ocasiones en las cuales podemos llegar a tener problemas para guardar datos en estos dispositivos, y una de las soluciones más concretas es el formateo de los mismos, pero a pesar de todos nuestros esfuerzos no podemos lograrlo. En este artículo encontraremos las soluciones más efectivas para luchar contra este problema.

Son muchas las causas por las cuales no podemos formatear un pendrive, a partir de este punto citaremos las más importantes y un modo posible de solucionarlo.

Formatear un pendrive por Infección de virus

Como cualquier otra unidad de almacenamiento, las tarjetas de memoria y pendrives están sujetos a la infección por virus, troyanos y todo tipo de malware. Quizás un poco más que un disco debido a su naturaleza portátil.

Cuando un pendrive está infectado con cualquier de estas amenazas, es posible que no podamos formatearla. La solución obvia a esta problemática es por supuesto analizar el dispositivo con una o más herramientas antivirus para intentar eliminar todo lo que pudiera estar agazapado en su interior. Una vez que hemos realizado el chequeo y la eventual limpieza de la memoria, podremos proceder a intentar el formateo nuevamente.

Cabe destacar que la necesidad de analizar el pendrive con varios antivirus simplemente se debe a lograr un mejor resultado.

Formatear un pendrive protegido contra escritura

Esta es posiblemente la causa más común por la cual no podemos formatear un pendrive o tarjeta de memoria. En el caso de que estos dispositivos tengan este tipo de traba en forma física, lo único que tenemos que hacer es mover la protección hacia el lado contrario e intentar nuevamente.

Si el dispositivo no cuenta con una protección contra escritura física, entonces deberemos intentar mediante software, siendo una de las mejores herramientas para estos casos “Diskpart”, una utilidad de Windows que nos permite realizar todo tipo de tareas con discos.

Formatear un pendrive con problemas en el sistema de archivo

Como sabemos, todas las unidades de almacenamiento obligatoriamente tienen que responder a un determinado sistema de archivos. Si bien generalmente todos los pendrives están formateados en FAT32, y sin son de una capacidad superior a los 4 Gb. están formateados en NTFS, lo cierto es que podemos encontrarnos con dispositivos que estén formateados en exFAT, HFS, RAW u otros. En el caso de que nos topemos con una unidad de este tipo, podemos solucionar el problema formateando la unidad en un sistema de archivos soportado por nuestro equipamiento.

Para ello, nada mejor que utilizar herramientas específicamente diseñadas para ello, tales como EASEUS Partition Master, GParted o incluso las herramientas administrativas de incluidas con Windows, software con el cual podremos cambiar el sistema de archivos y luego formatear la unidad para que sea compatible con nuestro equipamiento.

Formatear un pendrive cifrado

Otro de las causas más recurrentes para no poder formatear un pendrive es que este se encuentre cifrado. En el caso de encontrarnos con el problema de un dispositivo encriptado lo que podemos hacer es acceder al Panel de control,  luego a “Sistema y seguridad” y finalmente pulsamos sobre la opción “Cifrado Bitlocker”.

A continuación, seleccionamos la unidad USB y pulsamos sobre “Desactivar BitLocker”.

Formatear un pendrive con daños físicos

Como cualquier otro dispositivo electrónico, las unidades de almacenamiento como los pendrives son delicadas, a pesar de su aspecto sólido, son propensos a daños por caídas y otros tipos de accidentes, sobre todo en su conector, la pieza fundamental para poder transferir los datos a su destinatario.

Si sometemos el pendrive a ejercicios de este tipo, es decir si somos brutos con ellos, es probable que con el tiempo comencemos a experimentar fallos con determinados tipos de archivos, sobre todo en aquellos de mucho tamaño.

Si queremos conservar nuestra unidad hasta el final de su vida útil, entonces debemos tratar de usarlas con cariño.

Fin de la vida útil de la vida útil de un pendrive

Como todo electrónico, una unidad de almacenamiento también tiene una vida útil, y en el caso de los pendrives, la misma generalmente oscila entre los 10.000 y 100.000 ciclos de escritura y borrado, siempre dependiendo de la calidad y el tipo de tecnología que se utilice para fabricarlos. Además, si los componentes con que ha sido fabricada la memoria no son de la mejor calidad, también influirán en la cantidad de ciclos que soporte el dispositivo.

Cuando se alcanza este límite de ciclos de escritura y borrado, es posible que alguna parte de la memoria del pendrive comience a funcionar incorrectamente, lo que posibilita que los datos que almacenemos en pendrives y tarjetas se corrompan o se pierdan.

Claro que si somos de los usuarios que no cuidamos nuestros dispositivos y los sometemos a todo tipo de vejaciones y descuidos, lo más probable es que este número de ciclos de escritura y borrado disminuya, y con ellos la capacidad para retener información.

Expulsar un pendrive sin usar el modo seguro

En el mismo sentido, retirar del puerto USB una unidad de almacenamiento sin utilizar el procedimiento habitual, es decir esperar por la notificación de que “es seguro quitar el hardware”, también puede dañarlo, y podríamos encontrarnos con problemas de este tipo.

Expulsar un pendrive con archivos que se encuentran en uso

Puede suceder también que al momento de formatear la unidad de almacenamiento, uno o varios de los archivos que contienen se encuentren abiertos, es decir en memoria, y si bien en la mayoría de los casos el sistema permitiría realizar la operación de formateo, a veces puede suceder que estos archivos sin cerrar produzcan un error. Si este es el caso,  debemos cerrar todos los programas que tengamos abiertos para mayor seguridad e intentar la operación de formateo una vez más.

Cuidados para no quemar un pendrive

Son muchos los reclamos de usuarios que afirman tener un pendrive quemado, generalmente después de conectarlo en el puerto USB frontal o trasero de una computadora en su trabajo, en la casa de un amigo o en cualquier otro escenario posible. Realmente puede pasar que los pendrive se quemen, porque el puerto USB es alimentado por energía eléctrica (5V) traída directamente desde la fuente de la computadora.

Si el puerto USB frontal es conectado a la motherboard equivocadamente, con los cables invertidos, hay grandes posibilidades de que el pendrive sea dañado de alguna forma. Como prevención, existe un dispositivo llamado USB Tester que prueba el puerto USB para saber si está conectado correctamente. Enciende una luz verde caso de que la conexión esté perfecta, una roja en el caso de presentar problemas y no enciende en el caso de una situación indefinida. El inconveniente de esto es tener que cargar más de un dispositivo en el bolsillo.

Algunos HUBs USB son alimentados por una fuente externa de energía, lo que aumenta considerablemente el peligro. Sucede que se queman pendrives conectándolos en uno de estos HUB USB que tuvieron una oscilación de energía en la fuente externa.

En este punto debemos recordar que los puertos traseros son los indicados para conectar pendrives con seguridad y más aún para los que necesitan de una alimentación de energía más intensa, como es el caso de los Cruzer Profile con acceso biométrico (huella digital).

Los datos de los pendrive pueden ser dañados si el puerto USB está presentando problemas, los cuales pueden ser recuperados o no dependiendo de la gravedad del daño. Como vimos más arriba, un simple formateado nos permite volver a usar el pendrive (perdiendo la información que tenía). Otras veces una reparación de la partición del pendrive logrará recuperar los datos. Lo que sí es seguro que de no reparar el puerto USB, volverá a ocurrir nuevamente. Busque un técnico de computadoras para evaluar el puerto USB.

La prevención es el mejor remedio para no quemar su pendrive.

¿Cómo saber si tenemos archivos ocultos en un pendrive?

Seguramente nos ha pasado que tras la eliminación de todos los datos de un pendrive, nos haya quedado una buena cantidad de espacio ocupado en el mismo pero que no existan archivos que lo justifiquen. Esto es invariablemente una señal de que el pendrive se encuentra infectado con virus o malware o que existan archivos ocultos. Estos archivos ocultos son imposibles de eliminar mediante los procedimientos normales, y es por ello que es necesario echar mano a otro tipo de herramientas.

En este punto, afortunadamente no tendremos que descargar e instalar aplicaciones de terceros para llevar a cabo la tarea, simplemente usaremos las herramientas suministradas por el propio sistema operativo, en este caso, el Símbolo de sistema, también conocido en las versiones más nuevas de Windows como CMD. En este artículo conoceremos el modo de implementar estas herramientas para recuperar nuevamente todo el espacio disponible en nuestros pendrives.

El siguiente tutorial se divide en dos partes, la primera de ellas el procedimiento para poder ver los archivos ocultos del pendrive y el segundo, el método para cambiar los atributos de los mismos para poder eliminarlos con éxito.

Revelar los archivos ocultos de un pendrive

Paso 1

Lo primero que tenemos que hacer es pulsar sobre el botón “Inicio” y a continuación seleccionar “Panel de control”. Luego de ello, pulsamos sobre el apartado “Apariencia y personalización”.

Paso 2

Antes que nada, nos aseguramos que el Panel de control ofrezca la vista “Ver por categoría”. A continuación, accedemos a la opción “Opciones de carpeta”.

Paso 3

Una vez en “Opciones de carpeta”, nos desplazamos hasta la pestaña “Ver”, buscamos la opción “Archivos y carpetas ocultos” y pulsamos sobre el ítem “Mostrar archivos, carpetas y unidades ocultos”.

Paso 4

En este punto, abrimos el Explorador de Windows y abrimos el pendrive para comprobar la existencia de archivos ocultos.

Cabe destacar que el anterior procedimiento sólo sirve para mostrar los archivos que estaban ocultos. Para poder realizar cualquier otra tarea será necesario cambiar sus atributos a “Normal”. Para ello, es necesario usar la línea de comandos o símbolo de sistema como se explica a continuación.

Cambiar atributos de archivos a través del símbolo del sistema para eliminarlos

Paso 1

Pulsamos sobre el botón Inicio de Windows, nos posicionamos en la barra de búsqueda y ejecutamos el comando “cmd” (sin las comillas).

Paso 2

En este punto se desplegará la ventana de comandos, en la cual tendremos que ingresar la letra que corresponde a nuestro pendrive seguida de “:”, es decir que si nuestra memoria se encuentra en “F”, entonces deberíamos ingresar “F:”. Luego de ello pulsamos la tecla “Enter”.

Paso 3

Una vez en la ubicación del pendrive, ingresamos el siguiente comando en letras minúsculas y, a continuación, pulsamos la tecla “Enter”.

attrib /s/d-r-s-h

Cabe destacar que el tiempo empleado en cambiar los atributos de los archivos contenidos en el pendrive dependerá del tamaño de los mismos.

Paso 4

A partir de este punto ya estaremos en posición de eliminar, copiar o realizar cualquier otra tarea que necesitemos con estos archivos almacenados en un pendrive.

¿Es necesario expulsar un pendrive antes de sacarlo?

Todos los usuarios de computadoras sabemos que luego de utilizar una unidad flash para copiar o extraer archivos, debemos expulsarlos del sistema antes de quitarlos físicamente de su puerto. Más allá de las notificaciones de alerta que el sistema operativo suele mostrar para recordarnos de que debemos hacerlo, ¿Es realmente necesario?, y en el caso de que no expulsemos la unidad antes de sacarla. ¿Qué puede pasar?

En esta última parte del post sobre problemas con pendrives conoceremos las respuestas a ambas preguntas, además de otros importantes datos que nos pueden ser de mucha utilidad para entender mejor el funcionamiento de pendrives, discos externos y como se interrelacionan con el protocolo USB.

Los pendrives y los protocolos de almacenamiento

Antes de comenzar a responder las preguntas realizadas en la primera parte del post, es necesario saber que existen tres protocolos mediante los cuales una unidad puede ser conectada a través de USB a nuestra computadora.

Dos de ellos no requieren que la unidad de almacenamiento sea retirada físicamente para dar terminada su tarea, mientras que el tercero, debido a su naturaleza mucho más compleja, aunque también más útil, requiere que sí lo hagamos.

El primero protocolo al que haremos mención es a MTP, que en español significa “Protocolo de transferencia multimedia”, el cual es un protocolo que está integrado en sistemas operativos como Windows, Android, Linux y Mac sin necesidad de instalar nada.

Este tipo de protocolo es muy utilizado para la copia y extracción de archivos, sin embargo es reconocido por el sistema como un dispositivo portátil, no como una unidad de almacenamiento, por lo cual no necesita ser expulsado para ser retirado, sin embargo, tampoco podemos utilizar otras características como ejecutar software desde el dispositivo.

El otro protocolo que no necesita ser expulsado para ser retirado es el llamado PTP o “Protocolo de transferencia de imágenes”, el cual es usado por las cámaras digitales para trasferir las imágenes almacenadas en su memoria a la PC.

El protocolo PTP está disponible en las plataformas Windows y Mac sin necesidad de instalar nada, en el ámbito Linux está disponible mediante la instalación de algunas librerías. Este protocolo permite la importación y exportación de imágenes entre dispositivos compatibles con el mismo sin ningún esfuerzo.

Ambos protocolos, PTP y MTP comparten la posibilidad de ser retirados físicamente del sistema sin necesidad de expulsarlos vía software, lo que significa que cualquier smartphone, tablet, cámara o dispositivo que se conecte a través de cualquiera de estos dos protocolos puede ser retirado del puerto USB tan sólo desenchufando el cable, sin peligro alguno para los datos que contiene.

Los pendrives y Mass Storage o almacenamiento masivo

El protocolo Mass Storage o de “Almacenamiento masivo a través de USB” es el método más usado y extendido para comunicar y conectar unidades de almacenamiento flash a nuestra computadora. A diferencia de los restantes protocolos mencionados, MTP y PTP, el protocolo Mass Storage o MSC, como también es conocido es reconocido por el sistema operativo como una unidad de almacenamiento real, asignándole una letra de unidad y tratándola con las mismas condiciones.

Una de las principales ventajas de este tipo de protocolo es que a las unidades conectadas a través del mismo se las puede usar para ejecutar software. Sin embargo, también requiere que la unidad deba ser expulsada por medio de software para poder ser retirada físicamente del equipo. Partiendo de esta base, ¿Por qué debo extraerlo o expulsarlo antes de retirarlo del puerto?

En las unidades conectadas a través de Mass Storage, es necesario expulsar o retirar la unidad del sistema antes de quitarla, debido principalmente a que los sistemas operativos utilizan un proceso llamado “caché de escritura”, el cual es utilizado como una especie de almacén en donde se guardan todas las operaciones de escritura hasta que el sistema disponga que tiene suficientes como para completar un ciclo de escritura en el dispositivo de almacenamiento.

Si bien esta implementación mejora el rendimiento de las operaciones de copia, lo cierto es que si retiramos la unidad de almacenamiento cuando la caché no terminó de ser escrita en la unidad, lo más probable es que los datos contenidos en la misma se dañen. Asimismo, y debido a la interrupción abrupta del suministro de energía a la unidad flash, este dispositivo puede dañarse, incluso al punto de verse inutilizado.

Cuando pulsamos sobre la opción de “Expulsar”, forzamos al sistema a que escriba los datos en la unidad de almacenamiento y vacíe la caché.  Este es el motivo por el cual existe un retraso entre la orden de expulsar y la notificación de “Es seguro quitar el hardware”.

Cabe destacar que esto varía de acuerdo a si nuestro sistema operativo es Windows o Mac.

Consideraciones acerca de la expulsión segura de pendrives en Windows

Una característica muy útil que incorpora Windows de forma predeterminada es que trae la cache de escritura deshabilitada, lo que significa que si bien el rendimiento cuando utilicemos una unidad de almacenamiento es ligeramente inferior, añade una capa de seguridad extra por si nos olvidamos de expulsar la unidad. En este caso, no tendremos necesidad de expulsar la unidad para retirarla físicamente del equipo.

En el caso de que la seguridad no nos preocupe, pero necesitemos un mejor performance del pendrive, podemos habilitar esa opción, pero en este caso, siempre deberemos expulsar la unidad desde su icono.

Paso 1

Para ello, abrimos el Panel de control y nos desplazamos hasta “Hardware y sonido”, luego hasta “Dispositivos e impresoras”, y luego finalmente hasta “Administrador de dispositivos”.

Paso 2

Seleccionamos la unidad extraíble con el botón derecho del ratón y luego seleccionamos “Propiedades”. A continuación pulsamos sobre la pestaña “Directivas”, y para finalizar pulsamos en la casilla junto a “Mejor rendimiento”.

Claro está que si implementamos esta característica, no debemos olvidarnos nunca de quitar la unidad de almacenamiento mediante la “Quitar hardware con seguridad”, ubicado en el extremo derecho de la bandeja del sistema.