Archivos DLL: Qué son? Para qué sirven?


Seguramente hemos oído en más de una oportunidad hablar de los archivos DLL, que en general están relacionados con algunos inconvenientes en el rendimiento de nuestra computadora. Estos archivos DLL son fundamentales para el buen funcionamiento de las aplicaciones, ya que son parte de ellas, ya que contienen diversos elementos como gráficos, fuentes, comandos y demás.

Como mencionamos, los archivos DLL están lamentablemente relacionados con errores en la PC, esto sucede debido a una mala ejecución de los mismos por descuido del programador o por mal diseño del programa que usa estas DLL. Esto provoca que una vez cerrada la aplicación que las utiliza, las DLL continúan residiendo en la memoria, lo que además de perjudicarnos en lo relativo al rendimiento de nuestra computadora, suscita problemas de compatibilidad.

ver-abrir-modificar-dll- (1)

¿Qué es un archivo DLL?

Los archivos DLL, siglas por su nombre en inglés Dynamic Link Library, conocidos en español como Bibliotecas de Enlaces Dinámicos, consisten en una serie de archivos que constan de código ejecutable y demás partes de una app, los cuales hacen posible la utilización de las aplicaciones que tenemos instaladas en la PC.

Cuando ordenemos a nuestro equipo a ejecutar un programa, sin que nosotros lo notemos, el sistema operativo carga automáticamente la librería DLL correspondientes para que la aplicación o función incluida de la app se ejecute.

Si bien en general, los archivos DLL están relacionados con el sistema operativo Microsoft Windows, lo cierto es que todos los sistemas operativos utilizan este tipo de bibliotecas para la ejecución de las aplicaciones.

ver-abrir-modificar-dll- (2)

Cabe destacar que más allá de que muchos usuarios se refieran a los DLL como archivos que ralentizan el funcionamiento de la PC, lo cierto es que son de gran utilidad, por lo que poseen una gran cantidad de ventajas para realizar las tareas habituales en el equipo, como podremos ver debajo de estas líneas.

¿Para qué sirven los archivos DLL?

En principio, una de las más importantes ventajas que nos ofrecen los archivos DLL o librerías de enlace dinámico, es que gracias a su implementación se ha logrado reducir notablemente el tamaño de los archivos ejecutables de las aplicaciones, ya que una gran porción de los códigos ejecutables de los programas pueden ser almacenados en estos archivos DLL, como por ejemplo gráficos, audio, texto, tipografía y todos los demás elementos que utiliza la app, por lo que se obtiene una mayor organización de los procesos, que brinda como resultado un mejor rendimiento de la app, y por lo tanto del rendimiento general de la computadora.

ver-abrir-modificar-dll- (3)

Sin embargo, los archivos DLL también ofrecen otras ventajas muy interesantes, más relacionadas con el rendimiento global de la PC, ya que por ejemplo, muchas veces la misma librería de enlace dinámica o DLL puede llegar a ser utilizada por diferentes programas, como es el caso de la denominada MFC, que suelen utilizar una gran cantidad de aplicaciones que corren en el sistema operativo Windows.

También los archivos DLL permiten aumentar el aprovechamiento de la memoria y facilitan la gestión por intermedio de la aplicación de determinados algoritmos que ayudan a mejorar el rendimiento del sistema operativo y aumentar la velocidad durante la ejecución de las aplicaciones que utilizan las mismas bibliotecas DLL, ya que han sido cargadas con anterioridad.

ver-abrir-modificar-dll- (3-1)

Los errores y los archivos DLL

Como mencionamos al comienzo de este post, los archivos DLL están muy relacionados con errores en el sistema operativo como las temidas pantallas azules de la muerte, cuelgues del sistema, reinicios espontáneos y demás calamidades. Sin embargo lo cierto es que las bibliotecas DLL no son las culpables per se, sino que los desarrolladores de dichas DLL no se toman el trabajo de diseñarlas teniendo en cuenta todas las condiciones de hardware y software posibles, es decir que las prueban y utilizan en ámbitos en donde todo funciona a la perfección, pero luego en la PC del usuario, con su complejidad de apps y demás es otro el escenario.

Las bibliotecas DLL han sido probadas a lo largo de los años, y han dado sobradas muestras de que se son una de las mejores herramientas que tiene el programador para desarrollar aplicaciones bien hechas, es decir que no utilicen ni más memoria RAM ni recursos del sistema de los estrictamente necesarios.

Si el programador no cumple con estas premisas, lo más probable es que los archivos DLL que desarrolle tengan fallas y problemas de todo tipo, que se trasladaran inmediatamente al trabajo del usuario que utilice su programa.

A pesar de todo ello, siempre es posible corregir y reescribir un archivo DLL para solucionar los problemas que los usuarios hayan reportado, de hecho es una de las formas más sencillas de conseguir esto es a través de las actualizaciones, en las que se introducen nuevos avances en las bibliotecas dinámicas, con lo que es posible corregir los errores reportados. Todo esto es gracias a la flexibilidad que caracteriza a los archivos DLL.

ver-abrir-modificar-dll- (4)

Sin embargo, esta ventaja a veces puede llegar a provocar inconvenientes, originados en una posible incompatibilidad de los programas con las nuevas bibliotecas dinámicas actualizadas, que resultan en fallas que pueden llegar a impedir la ejecución de una aplicación.

No obstante, estos inconvenientes son solucionados constantemente, para lo cual se suelen poner a disposición de los usuarios la descarga de los archivos DLL actualizados y compatibles.

Instalar archivos DLL

Si bien los escenarios en donde el usuario tenga que instalar un archivo DLL de forma manual son escasos, ya que su ejecución y utilización son transparentes y ocurren en segundo plano para el usuario, lo cierto es que puede ser necesario, sobre todo en apps que ya no tienen soporte por parte del desarrollador.

Para instalar un archivo DLL en nuestra computadora fácil, lo único que tenemos que hacer es seguir los pasos que se detallan a continuación.

Paso 1

Lo primero que tenemos que hacer para instalar una biblioteca DLL con éxito es conocer el nombre exacto del archivo DLL que necesitamos. Esto es normalmente sencillo, y será la app misma la que se encargue de pedirnos el archivo que le falta para funcionar normalmente. Otra forma de obtener el nombre del archivo DLL faltante es consultando en Google u otro motor de búsqueda. Una vez que lo encontramos, lo descargamos a nuestra computadora, siempre teniendo en cuenta la reputación del sitio desde donde vamos a hacerlo, por temas de seguridad.

ver-abrir-modificar-dll- (5)

Una vez que lo tenemos lo anotamos en algún lado a la mano. Para los efectos prácticos de este tutorial, nuestra biblioteca DLL se llamará “bibliotecaDLL.dll”.

Paso 2

Seguimos los pasos que nos indique el sitio para descargar el archivo DLL, y luego seleccionamos la ubicación, preferentemente de fácil acceso. Bajo ningún punto de vista debemos cambiar el nombre de la biblioteca DLL que acabamos de bajar.

Si el archivo DLL viene comprimido en un archivo ZIP o RAR, deberemos descomprimirlo. Si no sabemos cómo hacerlo, podemos consultar este enlace, en donde encontraremos el procedimiento correcto e información más que interesante sobre este tema.

ver-abrir-modificar-dll- (6)

Paso 3

Una vez descomprimido el archivo RAR o ZIP que contiene la biblioteca DLL, pulsamos con el botón derecho del ratón sobre el mismo y seleccionamos la opción, “Copiar”.

Paso 4

Una vez hecho esto, nos desplazamos hasta la siguiente ubicación en el disco: “C: \Windows\system32”. Allí, en cualquier lugar despejado de la ventana, pulsamos con el botón derecho del ratón y seleccionamos la opción “Pegar”. Con esto acabamos de copiar el archivo DLL en la carpeta de registro de Windows.

En el caso que Windows nos muestre una notificación al respecto de los permisos de copia, permitimos la acción.

Paso 5

Ahora, nos desplazamos hasta el menú “Inicio”. Allí escribimos “regsvr32”, seguido del nombre del archivo DLL que queremos instalar. Es decir que para el ejemplo sería algo como esto: “regsvr32 C:\windows/system32/bibliotecaDLLdll”. Esto lo debemos escribir sin las comillas.

ver-abrir-modificar-dll- (8)

Esta acción ejecutará el registro de Windows, tras lo cual se registrará el archivo DLL que acabamos de ingresar.

Cabe destacar que este procedimiento es similar en cualquiera de las versiones de Windows.

Abrir archivos DLL

Antes de comenzar, debemos entender que intentar abrir un archivo DLL puede ser perjudicial para nuestro equipo, y hasta incluso podríamos llegar a dañarlo. En el mejor de los casos al intentar abrir un DLL con una herramienta como el bloc de notas de Windows, sólo obtendremos caracteres ilegibles.

Paso 1

Lo primero que tenemos que hacer para abrir un archivo DLL es abrir una carpeta cualquier de Windows, y luego en su menú seleccionar la opción “Opciones de carpeta”, luego buscar la opción “Ver” y finalmente pulsar sobre “Mostrar archivos ocultos” y “Ocultar archivos protegidos del sistema”. Cuando finalicemos, pulsamos sobre el botón “Aceptar”.

ver-abrir-modificar-dll- (9)

Paso 2

Luego de ello, pulsamos en “Inicio” y seleccionamos la opción “Buscar”. A continuación le indicamos al sistema que busque archivos “dll” en todo el sistema. En algunas versiones de Windows podemos hacer uso de la opción “Buscar en todos los archivos y carpetas”.

Paso 3

Luego de este procedimiento, el sistema nos devolverá un listado con todas las bibliotecas DLL que encuentre. En este punto pulsamos sobre la biblioteca DLL que queremos abrir y seleccionamos la herramienta con la que deseamos hacerlo.

ver-abrir-modificar-dll- (10)

Cómo ver y modificar archivos DLL

En el caso que necesitemos editar un archivo DLL de forma más apropiada, y para eso necesitamos tener conocimientos de programación, entonces necesitaremos herramientas especializadas para abrir DLL, como por ejemplo dotPeek, además de Visual Basic y otras apps de desarrollo de software.

Si quieres saber cómo modificar un archivo DLL, lo único que tienes que hacer es seguir las instrucciones que se detallan a continuación.

Paso 1

Lo primero que tenemos que hacer es descompilar el archivo DLL que queremos editar. Para ello necesitamos un descargar e instalar un descompilador. Básicamente, un descompilador es una aplicación de programación que nos posibilita ver el código fuente de un programa.

ver-abrir-modificar-dll- (11)

Cómo sabemos, el contenido de un archivo binario es imposible que lo podamos ver o consultar con herramientas como editores de texto como por ejemplo el Bloc de notas de Windows, es por ello que para poder ver el código fuente de una app o archivo DLL necesitamos un descompilador, cuya tarea principal es revertir el código binario a texto e instrucciones que se puedan leer.

En este sentido, uno de los descompiladores más populares es dotPeek, el cual podemos descargar de forma gratuita pulsando sobre este enlace. También para este ejemplo usaremos esta aplicación.

ver-abrir-modificar-dll- (12)

Paso 2

P=ara modificar un archivo DLL, tenemos que abrirlo en el descompilador. Para ello nos desplazamos hasta “File”, luego pulsamos sobre “Open” y finalmente navegamos hasta la ubicación del archivo DLL que queremos editar.

En este punto cabe destacar que podemos ver los contenidos de un archivo DLL sin peligro alguno para el sistema.

Paso 3

Una vez abierto el archivo DLL, podemos navegar por las diferentes categorías de objetos que incorpora el archivo DLL utilizando el explorador de compilación, lo que nos permitirá ver el contenido de los diferentes módulos de la biblioteca DLL.

ver-abrir-modificar-dll- (13)

Para ver el contenido de los módulos del archivo DLL que queremos, podemos expandir cada nodo haciendo doble clic con el ratón sobre ellos, lo que también nos dará paso a los demás subnodos que el archivo DLL pueda contener.

Paso 4

ver-abrir-modificar-dll- (28)

Cuando pulsamos sobre uno estos nodos, su código aparecerá en el panel ubicado a la derecha de la interfaz de dotPeek. En este punto, dotPeek muestra el código en C#. En el caso de desear ver el código del DLL en otros lenguajes, podemos descargar librerías adicionales para sumar estas opciones, o dejar que dotPeek descargue e instale estas librerías de forma automática.

Paso 5

Por último, y con el objeto de modificar y compilar nuevamente el archivo DLL, exportamos el código a Visual Basic. Cabe destacar que el código exportado estará en lenguaje C#, aún si el código del archivo DLL estuviera escrito en otro lenguaje diferente.

ver-abrir-modificar-dll- (29)

Paso 6

Para exportar el código del archivo DLL, nos desplazamos hasta el explorador de compilación, pulsamos sobre el nodo que queremos exportar y pulsamos sobre la opción “Export to Project” y seleccionamos las opciones de exportación pertinentes.

ver-abrir-modificar-dll- (30)

Paso 7

Para finalizar, abrimos el código DLL en Visual Studio y lo editamos. Lo único que resta para crear nuestra propia DLL es compilarla e instalarla como vimos más arriba en este mismo post.