Cómo limpiar una pantalla según su tipo

La limpieza de dispositivos electrónicos requiere de algunos cuidados básicos. Ya sea por tratarse de equipos que son sensibles a reactivos químicos o por el hecho de que cualquier daño causado puede ser irreversible para el producto.

En lo que concierne en especial a las pantallas, ya sea de notebooks, monitores de PC de escritorio o pantallas táctiles de dispositivos portátiles como teléfonos celulares y tablets, muchos usuarios se olvidan que estas superficies son realmente sensibles y, si no fueran manipuladas de manera correcta, pueden ser fácilmente dañadas. Dentro de este contexto se incluyen también las pantallas de los televisores de tecnología LCD y LED.

Debido a lo que mencionamos, para la limpieza correcta de los monitores, la técnica más antigua y conocida es la que mejor funciona: agua y un paño. Detergentes, amoníacos, removedores e inclusive el alcohol no eliminan correctamente el polvo ni las marcas de dedos. Sin embargo, eliminan la capa anti reflejo, que protege la visión del usuario.

Por lo general, lo ideal para limpiar una pantalla es que el usuario utilice paños de microfibras, pues no dejan esos “pelitos” que los tejidos comunes sueltan cuando son pasados por superficies lisas y húmedas, y tampoco marcan la pantalla.

Si el consumidor prefiere productos específicos, es posible encontrar en el mercado diversos kits de limpieza de pantalla, los cuales generalmente contienen un frasco de spray y un paño.

Si prefieren esa alternativa, los especialistas recomiendan no aplicar el producto directamente en la pantalla, pues el usuario puede aplicar una cantidad superior a la necesaria. El primer procedimiento y el correcto es quitar el exceso de polvo, después humedecer el paño y pasarlo suavemente por el monitor.

Alerta: Lo que no debemos hacer

Antes de comenzar a repasar distintos procedimientos de limpieza según el tipo de pantalla, es importante aclarar qué es lo que jamás debemos hacer en relación a la limpieza de una pantalla LCD, LED o táctil.

La famosa pasada de dedo en la pantalla es común es una técnica totalmente errada. La presión causada por la fuerza de la mano tiende a dañar la membrana del LCD y a los píxeles de la pantalla. El resultado son aquellos puntitos negros o blancos que nunca más desaparecen, es decir pixeles muertos.

Otra señal de que un píxel está dañado es un aspecto amarillento. Una página que debe ser totalmente blanca, se muestra con algunas manchas amarillentas. Este problema no es causado por una reacción química, sino por la mala manipulación del producto. Si el daño ya fue consumado, la única solución es cambiar la pantalla.

Tengamos en cuenta que en el caso de que se haya dañado la pantalla de nuestra notebook, dependiendo del modelo y del fabricante, esa reparación puede incluir todo el monitor y el costo será más alto del deseado. Incluso, en algunos casos el precio puede llegar a un 40% del valor de una notebook.

Cómo limpiar pantallas LCD y LED

Debido a la naturaleza de su construcción, las pantallas LCD (Liquid Crystal Display) son realmente delicadas y sensibles a todo tipo de tratamientos inadecuados, y esta característica se hace notoria cuando nos encontramos frente a la necesidad de llevar a cabo una limpieza de la misma.

Por tal motivo, limpiar una pantalla LCD, tanto sea de un monitor de PC como la de un televisor, requiere de un cuidado especial, que no era necesario en el momento de limpiar aquel tradicional monitor de tecnología CRT. Tengamos en cuenta que las pantallas de rayos catódicos se fabricaban utilizando vidrio como componente primario.

Si bien lo más aconsejable en estos casos es remitirse a la información brindada por el fabricante del monitor para su correcta limpieza, lo cierto es que muchas veces esta información brindada por la compañía que comercializa el monitor no suele acompañar al instructivo del mismo, y de esta manera los usuarios no pueden acceder a los datos necesarios que le indiquen un método efectivo de limpieza validado por el manufacturador de la pantalla.

Limpieza rápida de pantalla

Normalmente para cualquier limpieza ligera de la pantalla bastará con un repaso de la misma, para lo cual debemos utilizar un paño suave ligeramente humedecido en agua.

No obstante, existen casos en que por la suciedad depositada sobre el visor no es posible ejecutar una apropiada higienización, por lo tanto vamos a requerir de alguna solución o mezcla que nos permita la remoción total de la suciedad.

Limpieza profunda de pantalla

En el mercado actual podemos encontrar completos kits de limpieza para monitores, que han sido especialmente formulados para estas actividades.

Estos kits, además de incluir la mezcla propiamente dicha, cuentan con una serie de materiales aptos para la correcta limpieza de la pantalla, tales como paños o gamuzas, mediante los cuales podremos limpiar la superficie del equipo sin correr el riesgo de provocar ralladuras o daños.

Sin embargo, a pesar de su excelente rendimiento, la mayoría de los usuarios consideran que el costo de estos elementos suele ser demasiado elevado para la función que cumplen.

Cómo fabricar líquido de limpieza

Si bien las soluciones de limpieza que se comercializan en el mercado nos permitirán lograr resultados óptimos, lo cierto es que en general exceden en precio a su utilidad. Es por ello que a veces resulta necesaria la propia elaboración de este tipo de mezclas limpiadoras de pantallas.

Por ello, en principio debemos señalar que para fabricar nuestro propio líquido de limpieza para pantallas necesitaremos emplear una mezcla de agua destilada y alcohol isopropílico.

Es importante destacar que el alcohol isopropílico es una substancia cuyo uso se encuentra muy extendido en lo que respecta a la limpieza de lentes de objetivos fotográficos y en la limpieza de contactos de aparatos electrónicos, debido a que su utilización no deja marcas y es de muy rápida evaporación.

En cuanto al agua utilizada, esta debe ser destilada, ya que la misma no presenta ninguna clase de contaminantes o impurezas abrasivas tales como minerales o sales, que pueden convertirse en elementos que influyan negativamente sobre la pantalla, rayándola o produciendo aún más suciedad.

Cómo preparar la mezcla para la limpieza

Ya hemos visto que para la creación de nuestra propia solución de limpieza son necesarios dos componentes: por un lado, el alcohol isopropílico, y por otro, agua destilada. En este caso el alcohol isopropílico utilizado debe ser al 70%.

Para que el resultado que obtengamos sea el más adecuado a nuestras necesidades, esta mezcla de alcohol isopropílico y agua destilada debe ser preparada en un recipiente limpio, en una proporción de 50:50, es decir, mitad y mitad de ambos productos.

Si bien es cierto que muchas pantallas que se venden actualmente en el mercado vienen provistas de una película de material antirreflejo que puede llegar a correr algún tipo de riesgo por la utilización de la solución, este hecho no debe preocuparnos, debido a que la proporción de alcohol utilizada es realmente muy baja.

Además no debemos olvidar que también debe ser mezclada con agua, lo que minimiza aún más el riesgo de producir cualquier alteración de la pantalla.

Aquellos usuarios que no se encuentren totalmente seguros de utilizar esta proporción de agua destilada y alcohol, también puede optar por disminuir la cantidad de alcohol isopropílico empleada para limpiar el monitor, utilizando para la mezcla un 40% de alcohol y un 60% de agua destilada.

Elementos necesarios para la limpieza

Una vez preparada la mezcla, esta debe ser utilizada con cautela. Por ello debemos disponer de una serie de elementos que nos facilitarán la labor, permitiéndonos tener un mejor control y la posibilidad de prevenir posibles errores.

Para ello necesitaremos un recipiente que posea una boquilla con rociador, un paño suave y un pincel o brocha. Esta clase de materiales pueden adquirirse en tiendas de electrónica o computación a un módico precio.

Para comenzar a preparar a la pantalla LCD para su correcta limpieza, en primera instancia, utilizaremos el pincel o brocha para quitar cualquier rastro de polvo o suciedad que pudiera tener acumulado nuestra pantalla. Este elemento debe estar fabricado con materiales de primera calidad, cerdas sumamente suaves y tener propiedades anti-estáticas.

Debemos tener en cuenta que el resultado final de la operación de limpieza, se encuentra ligado al éxito que tengamos en este primer paso, ya que si realizamos un buen trabajo de remoción de polvo y suciedades, en el momento de aplicar la mezcla de agua destilada y alcohol isopropílico, no se producirán indeseables manchas ni ningún otro tipo de inconvenientes que puedan entorpecer la labor.

Cómo limpiar pantallas touchscreen

En la actualidad, las pantallas táctiles están presentes en muchos y distintos equipos, y debido al constante contacto que requiere dicha tecnología, obviamente suelen estar más sucias y manchadas que las pantallas “comunes“. Por eso, es necesario realizar una limpieza más frecuente; pero muchas veces esa limpieza se hace de manera inapropiada, manchando y arruinando la pantalla.

También hay que tener en cuenta que muchas de las pantallas táctiles, además de hermosas y modernas son delicadas, no en el caso de aquellas que poseen tecnología Gorilla Glass que ofrecen protección contra ralladuras, polvo, etc.

En líneas generales, para limpiar pantallas táctiles de gran tamaño, como ser las de los monitores táctiles o tablets, solamente se necesita un paño de algodón y uno de microfibra. Con el primer paño humedecido se debe limpiar la pantalla con movimientos suaves y circulares, sin presionar, mientras que el paño de microfibra lo utilizaremos para secar la superficie. Además, el paño de microfibra sirve también para limpiar rápidamente el polvo acumulado sin “mojar” la pantalla.

Limpieza profunda de pantallas touchscreen

Cuando necesitamos remover grasa de nuestras pantallas táctiles sin dejar manchas, lo más recomendable es usar alcohol isopropílico que, al contrario del alcohol etílico, no deja la pantalla amarillenta o blanquecida con el paso del tiempo. También es muy útil para limpiar la parte plástica o metálica del equipo.

Como ya mencionamos más arriba, se debe tener mucho cuidado al manipular este alcohol, mantenerlo alejado de los ojos, evitar el contacto directo con la piel y obviamente mantenerlo alejado del alcance de los niños.

Cuidados extras de las pantallas touchscreen

Siempre es recomendable tener presente algunas pautas básicas para mantener nuestras pantallas táctiles en buen estado. Por ello, en el caso de los smartphones o tablets, es recomendable la utilización de películas plásticas sobre la pantalla para mayor protección y evitar ralladuras y otro tipo de problemas serios.

Es importante no colocar los equipos con estas pantallas en bolsillos donde haya monedas, llaves u otro tipo de objeto duro, ya que éstos pueden arruinar considerablemente el dispositivo.

De esta manera se podrá tener impecables y limpias todas las pantallas táctiles de nuestros equipos como tablets, smartphones y otros.