Redes sociales: Qué son. Ventajas. Inseguridad


No existe ninguna duda de que Internet, y todo lo relacionado con la Red, han revolucionado por completo nuestra forma de vida. Mucho de lo que tanto tiempo nos llevaba hacer, como ciertas operaciones bancarias y otros asuntos, ahora lo hacemos más rápido y en forma mucho más eficaz.

Pero también ha cambiado muchos de nuestros hábitos sociales, hecho que algunos analistas ven como positivo y otros como un punto sin retorno en las relaciones humanas. En ello tiene un papel fundamental las llamadas redes sociales, sitios en los cuales confluyen millones de personas buscando formas para poder relacionarse en un mundo cada vez más veloz y frío.

¿Qué es una red social?

Las redes sociales son el tipo más popular de comunicación que existe en la actualidad, compitiendo directamente con la mensajería instantánea, con aplicaciones como Hangouts o WhatsApp.

Particularmente populares entre los adolescentes, las redes sociales han conseguido también que los más adultos usen sus servicios, y hasta que se fanaticen con su utilización, es más, tanta es la afluencia de usuarios que sitios como Facebook o Google+ son utilizados por las más grandes compañías del mundo como plataforma publicitaria, incluso relegando la publicidad tradicional en radio, gráfica o televisión.

Explicado de forma básica, una red social es una estructura en forma de sitio web en la cual se agrupan usuarios según una serie de criterios que ellos mismos eligen. Estos criterios pueden variar mucho, desde actividades específicas como la gastronomía o los autos customizados, pasando por sitios como Facebook, en el cual se agrupan personas conectadas por su parentesco o amistad.

El objetivo de estas redes sociales es que sus usuarios establezcan lazos entre ellos, facilitando la comunicación y el intercambio de conocimientos e información de manera virtual, sin importar el lugar del mundo en que sus miembros se ubiquen.

Mantenerse en contacto con las redes sociales

Las redes sociales puede ser una buena manera de mantenerse en contacto con un grupo grande de personas, y nos pueden llegar a ser realmente útiles si deseamos o necesitamos compartir noticias o información con una gran cantidad de personas al mismo tiempo, lo único que tenemos que hacer es publicar la misma con las herramientas dispuestas en la red para ello y al instante estará disponible para todos aquellos usuarios que tengan lazos con nosotros.

 

Esta capacidad de dar a conocer algo en forma inmediata a cientos de miles de personas es ampliamente utilizada en la actualidad por canales de noticias, diarios y revistas, quienes ven en las redes sociales una forma de mantener informado al público en forma mucho más veloz que con sus propios medios.

¿Cuáles son las redes sociales más importantes en internet?

En el siguiente listado encontraremos las principales redes sociales de la actualidad, ordenadas en cantidad de usuarios y movimiento. Cabe destacar que estas no son todos los sitios sociales que existen en Internet, es simplemente una recopilación de las redes sociales más populares.

La primera de ellas es Facebook, una red social que nos permite comunicarnos y relacionarnos con nuestras amistades y familiares.

En términos de popularidad, el segundo lugar le correspondería a Twitter, cuya principal característica es la brevedad de sus mensajes, un hecho que lo vuelve muy atractivo y fácil de usar y mantener.

Google, como no podía ser de otro modo, también tiene su red social, Google+, la cual si bien comenzó a todo ritmo, no parece haber alcanzado la popularidad de Facebook, pero tenemos que tener en cuenta que esta última lleva en el mercado bastante más tiempo.

¿Quiénes utilizan las redes sociales?

Antes de habernos registrado como usuarios de alguna red social, seguramente nos hemos preguntado cuáles es el motivo del impactante y gigantesco éxito de este servicio, que se vende a sí mismo como el lugar de encuentro virtual de las personas de todo el mundo.

Y precisamente el éxito de las redes sociales radica en los servicios que ofrecen y la difusión masificada de los mismos por parte de los propios usuarios que han probado y han elegido continuar usando dicha herramienta.

Fundamentalmente, el gran potencial de sitios como Twiter o Facebook radica en el servicio que brindan, ya que ofrecen la posibilidad de que sus usuarios puedan interactuar de manera permanente con otras personas, más allá de si se conocen o no entre sí.

La clave, entonces, está en la comunicación virtual, por lo que las redes sociales se han establecido como verdaderos sistemas abiertos a toda la sociedad, sin ejercer ningún tipo de discriminación o diferenciación entre los individuos que utilizan el servicio.

Es que en realidad, las redes sociales requieren obviamente de usuarios, ya que en definitiva ellos son quienes construyen el conjunto del sitio, mediante sus aportes diarios, compartiendo información en la red, la cual puede corresponder a datos públicos o privados del individuo, tales como sus gustos personales, sus preferencias, e incluso su actual estado de ánimo.

Todos finalmente confluyen en este tipo de comunidades, y si analizamos este hecho como un fenómeno social nos daremos cuenta que esto sucede porque las redes sociales brindan popularidad al anónimo, integración al discriminado, igualdad a quien es diferente, e incluso educación al antisocial, entre otros diversos e infinitos estereotipos de individuos que conviven en la sociedad.

Es por ello, que prácticamente todo el planeta comparte su vida a través de Internet, por intermedio de estas redes sociales, consiguiendo en definitiva lo que muchos no puedan lograr en su vida real.

Entonces, ¿las redes sociales son una especie de mundo irreal? En muchos aspectos podríamos asegurar que sí lo son, porque aunque si bien existen multitud de personas que utilizan este servicio como medio de simple comunicación, también por supuesto es un lugar apto para que algunos individuos creen sus personajes con las aspiraciones que tienen para sus vidas.

Esto no quiere decir que los usuarios de las redes sociales sean embusteros y mentirosos, sino que logran canalizar distintas facetas que de otra forma pueden llegar a ser difíciles de mostrar ante la sociedad, debido a sus características psicológicas.

Por otra parte, las redes sociales a través del trabajo de sus usuarios y sus aportes permiten crear una conexión virtual, pero a la vez real, estableciendo una fuerza motora de grupo, en base al feedback constante entre los individuos.

Es por ello, que en sitios como Twitter o Facebook todo termina relacionándose a lo afectivo, aunque por supuesto no podemos eludir el hecho de la existencia de otras de las facetas de las redes sociales, que apuntan exclusivamente a los negocios.

Por este motivo, estos servicios no sólo son un medio de comunicación ideal para las personas, sino que las redes sociales también una herramienta indispensable en todas aquellas empresas que desean ampliar su segmento de ventas.

Redes sociales: diferencias entre ellas

Las redes sociales han conseguido tal éxito desde su creación, que en la actualidad podemos hallar en Internet un sinfín de servicios de esta índole, entre los que seguramente encontraremos el que mejor se ajusta a nuestras necesidades y requerimientos.

Por fuerza de números, es indiscutible que hoy en día Facebook y Twitter comparten el liderazgo del ámbito de las comunidades virtuales, ya que ambas son las que han logrado adjudicarse la mayor cantidad de usuarios cautivos en los últimos años.

No obstante, existe una red social para cada tipo de usuario, que responde a necesidades específicas, ya sean de entretenimiento, laboral, y demás. Por ello es posible que en la actualidad coexistan en la red una gran cantidad de comunidades virtuales de diversidad de alternativas en sus prestaciones.

En este sentido, existen diferencias de conceptos en las distintas redes sociales, que se deben a la creación de múltiples contenidos disímiles entre ellos, pero cuyo servicio funciona de forma similar.

A continuación te acercamos algunos detalles acerca de los diferentes tipos de redes sociales, de acuerdo a los parámetros explicados en la tesis del especialista publicitario español Rafael de Jorge, quien asegura que las redes sociales pueden ser clasificadas de acuerdo a los grados de información detallada que nos dan sobre los distintos usuarios y la relación entre ellos.

Redes sociales Diádicas: Dos ejemplos claros de este tipo de red son LinkedIn, cuyo fin es meramente profesional, y Scispace, la cual está orientada a profesionales del ámbito científico. Este tipo de red social se basa principalmente en el contenido compartido por los usuarios, por lo cual el peso de las relaciones entre ellos pasa a un segundo plano, por lo que sólo se indican como ausencia o existencia de la relación.

Redes sociales Valoradas: Ejemplos de este tipo de red son por un lado los sitios tales como Last FM, iLike, RockYou, que establecen las relaciones de acuerdo a la afinidad musical de sus usuarios, y por el otro sitios como Meetic, que utilizan la compatibilidad en general. Como el principio de este tipo de redes se basa en la medición de compatibilidad de las personas que la utilizan, la relación entre los usuarios cobra una fuerte importancia para estandarizar el sitio.

Redes sociales Transitivas: Aquí las relaciones se conciben como una verdadera unión entre los sujetos, y posee la particularidad de ser siempre recíproca. Por lo general, para acceder a este tipo de redes es necesario recibir una invitación privada que actúe como carta de ingreso para unirse a la comunidad. Con esto se logra establecer una especie de jerarquización virtual de sus usuarios. Ejemplos de este tipo son SmallWorld, en la que confluyen personas de alto poder adquisitivo, Moterus dedicada a los amantes de las motos, El hogar, creada por Ikea, sobre decoración, Shelfari para quienes gustan de la literatura, además de una larga lista de sitios similares.

Redes sociales Dirigidas: Se trata de aquellas redes sociales que basan su funcionamiento en las posibles relaciones que existe entre usuarios que comparten amigos o contactos. Es decir que la clave de las mismas radica en el hecho de considerar que si el usuario A tiene relación con el usuario B, no implica que B tenga esa misma relación con A. Ejemplos de este tipo son Facebook, Tuenti, MySpace, Twitter, Windows Live, entre otras.

Redes sociales Centralizadas: Este tipo de redes, como su nombre lo indica, se encuentran centralizadas en una única red propia de cada usuario, es decir que existe un sólo punto de conexión entre varios miembros, los cuales desconocen quiénes son los contactos de sus propios amigos, lo que podríamos sintetizar diciendo que han privatizado el conocimiento de quienes son los amigos de un usuario concreto.

Redes sociales Descentralizadas: En este tipo de redes, son los nodos del sistema los encargados de filtrar la información que se distribuye a través de la red, por lo que son los que poseen todo el poder. Los usuarios de este tipo de redes sociales pueden ponerse en contacto con otros miembros a través de una lista de contactos. Como ejemplo podemos citar las más frecuentes, que suelen ser el correo electrónico y la mensajería instantánea.

Redes sociales Distribuidas: Este tipo de redes se basan en una comunicación en la que cada nodo decide sobre sí mismo pero no sobre los demás, partiendo de la base de que todos los nodos poseen la misma jerarquía. Un ejemplo claro de esto son los sitios pertenecientes a la blogosfera, que ofrecen la posibilidad de establecer comunicación con el emisor de los mensajes, pero no es posible conocer si dicho emisor se comunica con otros miembros.

Redes sociales: ventajas y desventajas

Las redes sociales son en la actualidad uno de los servicios online más utilizados por las personas de todo el mundo, y el éxito de las mismas radica en varios factores, aunque se destaca el hecho de tratarse de una plataforma de comunicación casi directa, que permite la retroalimentación, el feedback entre usuarios, y todo ello de una forma sumamente sencilla.

Debido a sus características y posibilidades, las redes sociales poseen una serie de interesantes ventajas para quienes las utilizan, pero al mismo tiempo también reportan ciertos defectos que hacen que estas comunidades online presente al mismo tiempo una serie de desventajas.

Precisamente a partir de este punto analizaremos a grandes rasgos cuáles son las principales ventajas y desventajas de las redes sociales en la actualidad, pero antes de ello debemos conocer en líneas generales qué es en realidad una red social.

Entonces, ¿qué significa el concepto redes sociales? Pues bien, una red social en principio es un sitio web en el que personas de todo el mundo pueden participar de la comunicación, para lo cual tienen la posibilidad de configurar un perfil en línea, el cual incluye su información, sus gustos y sus intereses, donde también los usuarios pueden publicar en la red social comentarios, fotografías, videos y demás.

Debido a sus características, las redes sociales pueden convertirse en un espacio ideal para que las personas puedan mantenerse en contacto entre sí, independientemente del lugar en el mundo en el que se encuentren. Asimismo, las redes sociales son ampliamente utilizadas por artistas, celebridades, empresas y otras organizaciones y personas para difundir información y al mismo tiempo lograr ampliar el volumen de seguidores, tanto en el mundo virtual como en la vida real.

Todo ello ha provocado que en los últimos años las redes  sociales se hayan convertido en un elemento que ha modificado significativamente la forma de comunicarse, y al mismo tiempo la manera de hacer negocios.

No obstante, como hemos mencionado anteriormente, en el mundo de las redes sociales además de poder aprovechar de las grandes ventajas que posee este tipo de servicios, también deberemos enfrentarnos a las desventajas de su uso, por lo que aquí te contamos cuáles son los pro y los contra de estas comunidades virtuales llamadas redes sociales. 

Lo cierto es que las redes sociales poseen ventajas y desventajas variadas, y no es extraño que ambos aspectos se relacionen entre sí. Bien sabemos que las redes sociales ofrecen la posibilidad de conocer gente nueva, transmitir información, y mantenernos en contacto con familiares y amigos, pero al mismo tiempo también las redes sociales suelen ser el lugar ideal para que estafadores y hackers hagan de las suyas, donde se puedan difundir mentiras, y donde los acosadores hallan un espacio para hostigar a sus víctimas.

Ventajas de las redes sociales

Entre las principales ventajas que reportan las redes sociales podemos asegurar que uno de sus beneficios más destacados reside en la capacidad que poseen para conectar a las personas en todo el mundo. Esta es posiblemente la ventaja más obvia de las redes sociales, ya que además es en definitiva su objetivo esencial.

Asimismo, las redes sociales tienen el beneficio de permitirles a los usuarios establecer comunicaciones inmediatas y de forma realmente sencilla. Las redes sociales posibilitan que podamos estar comunicados sin necesidad de utilizar las tradicionales vías de comunicación, como el servicio de telefonía, incluso hace que podamos prescindir del correo electrónico.

Por otro lado, las redes sociales nos brindan la posibilidad de acceder a noticias en tiempo real, y al mismo tiempo poder descubrir información que quizás no es publicada en otros sitios, porque lo cierto es que si deseamos saber qué es lo que está pasando en el mundo, basta con visitar alguna red social para enterarnos.

Pero las redes sociales no sólo son un ámbito interesante para las personas particulares, sino que además brindar una gran gama de oportunidades para las empresas. Es por ello que cada vez más compañías participan de las redes sociales, ya que a través de esta plataforma pueden vender sus productos, conectarse con los clientes, llamar la atención de nuevos clientes potenciales, y ampliar su alcance de acción.

Y por supuesto, las redes sociales son un espacio donde todas las personas del mundo pueden hallar un momento de diversión, y por ello no es de extrañar que millones de personas en el mundo utilicen alguna red social durante sus tiempos de descanso.

Desventajas de las redes sociales

Todo lo bueno, también suele tener su lado malo, y lo cierto es que las redes sociales no escapan a ello, ya que a pesar de tener una enorme cantidad de ventajas y beneficios para sus usuarios, también existen ciertos riesgos al utilizar las redes sociales.

Entre las principales desventajas que poseen las redes sociales, podemos mencionar en primer lugar los aspectos relacionados a la privacidad, ya que lo cierto es que las redes sociales dejan expuesta información de la vida personal de sus usuarios, por lo que esta es una problemática que siempre genera una gran preocupación.

Tengamos en cuenta que todo lo que publicamos en las redes sociales queda allí para que otros lo vean, por lo que además de la falta de privacidad obvia de este aspecto, también existe el hecho de que al compartir demasiada información personal con los demás nos encontremos frente a serios problemas en nuestra vida real.

Por otro lado, es bien sabido por todos que las redes sociales son un ámbito en el cual se hacen posible las estafas y los acosos cibernéticos. Este último inconveniente suele presentarse a menudo entre las personas más jóvenes que utilizan este tipo de plataformas, ya que muchas veces los niños y adolescentes suelen ser objeto del acoso en internet.

Esto puede conducir en la vida real que una persona comience a padecer problemas relacionados con la autoestima, e incluso puede llegar a experimentar depresión.

Otra importante desventaja que plantean las redes sociales se centra en el hecho que la interacción online pude llegar a reemplazar la interacción de las personas en la vida real, es decir que la fluida y constante comunicación en línea a través de estas comunidades, provoca en gran medida la incomunicación real entre las personas, y es por ello que muchos expertos aseguran que las redes sociales promueven el comportamiento antisocial.

Asimismo, si bien mencionamos que las redes sociales poseen la ventaja de permitirnos acceder a información en tiempo real, lo cierto es que esto puede conducir también a la saturación, por lo cual podemos llegar a sentirnos abrumados por la información difundida.

Además tenemos que tener siempre en cuenta que no todo lo que se publica en las redes sociales es cierto, ya que lo cierto es que estas comunidades son un espacio ideal para la difusión de mentiras, falsa información e incluso para la difamación de personas, entidades y empresas.

Por último, debemos tener en cuenta que ha quedado demostrado que el uso de las redes sociales con frecuencia puede provocar adicción, por lo que además nos distraen, nos provocan hábitos de vida sedentarios e incluso pueden llegar a modificar negativamente nuestro comportamiento en la vida real.

Por todo ello, es importante que utilicemos las redes sociales para estar comunicados, pero siempre teniendo en cuenta los prejuicios que pueden ocasionarnos, para de esta manera estar alertas y poder aprovechar sus ventajas sin terminar siendo víctima de personas inescrupulosas o ser cautivos de la plataforma.

Adicción a las redes sociales

Nos encontramos actualmente transitando la era de los medios sociales y casi todo lo que sucede en las comunidades online afecta nuestra vida real, ya que de acuerdo a lo que sostienen muchos expertos las redes sociales son una extensión de nosotros mismos.

Actualmente se estima que más de 2 mil millones de personas en el mundo utilizan con frecuencia las redes sociales, lo cual puede ser palpable en los 500 millones de tweets enviados cada día, en las 70 millones de imágenes subidas a Instagram diariamente, en las 300 horas de video subidas por minuto en YouTube.

Lo cierto es que todos los seres humanos tienen la necesidad de comunicarse e interactuar con los demás, y de allí parte el principal motivo del gran éxito que poseen las redes sociales en estos días. En esto se centran los principios básicos de la llamada psicología social.

Pues precisamente, las redes sociales aprovechan ese instinto en los seres humanos, construyendo un mundo virtual en el que las personas cumplen determinados roles y respetan reglas al tiempo que interactúan con los demás, y en este sentido las redes sociales, debido a su morfología, tienen el poder para amplificar esta naturaleza humana.

En definitiva, gracias a las redes sociales la comunicación se ha acrecentado, ya que en estos mundos virtuales no existen las barreras de la distancia, del tiempo, de la presencia y de la visibilidad. De esta forma los perfiles de Facebook, por ejemplo, se convierten en un espacio virtual propio de las personas, como si fueran otro ambiente de su casa.

Lo cierto es que diferentes investigaciones han demostrado que los usuarios de redes sociales experimentan la interacción en estas comunidades como si fuera una extensión verdadera de sus relaciones sociales en el mundo real, y como complemento de éste. Esto ha generado que en la actualidad casi el 80% de los adultos que utilizan las redes sociales pasen alrededor de 23 horas a la semana inmersos en estas comunidades, lo cual significa una importante poción de sus vidas.

Sin embargo, no todas las personas que utilizan las redes sociales experimentan adicción a las mismas. No obstante, si solemos hacer uso de estas plataformas, debemos siempre estar alertas a los posibles síntomas que puedan llegar a indicarnos que nos estamos volviendo adictos a las redes sociales.

La adicción a las redes sociales

Probablemente en más de una oportunidad hemos escuchado decir que las redes sociales en ciertos casos pueden llegar a producir una adicción, y esto toma como ejemplo a aquellas personas que pasan gran parte de su tiempo utilizando Facebook, Twitter, Instagram y otras plataforma similares, donde el uso abusivo de las mismas hace que esto interfiera con otros aspectos de la vida diaria de las personas.

No obstante, lo cierto es que no existe un parámetro médico o científico establecido que determine la cantidad de horas de uso de las redes sociales que sea indicativo de la adicción a las mismas. Sin embargo, el abuso en el uso de estas comunidades online es muchas veces considerado una adicción que se asemeja a otras enfermedades o trastornos.

Para definir entonces la adicción a las redes sociales, en principio debemos tener en cuenta qué es lo que significa la palabra adicción, y en este sentido podemos definirla como un comportamiento compulsivo que conduce a efectos negativos.

Lo cierto es que en la mayoría de los diferentes tipos de adicciones, las personas se sienten obligadas a llevar a cabo determinadas actividades de forma frecuente, lo cual hace que estas actividades se conviertan en un hábito nocivo, que interfiere con el normal desarrollo de la vida de las personas.

Teniendo en cuenta lo mencionado, podemos entonces decir que un adicto a las redes sociales es aquella persona que experimenta una compulsión a utilizar las plataformas sociales online en exceso, es decir estando horas y horas frente a la pantalla de Facebook, Twitter, Instagram u otras, padeciendo una total dependencia.

Además de ello, la adicción a las redes sociales provoca en las personas otros síntomas, tales como ansiedad y depresión, entre otros, perjudicando de esta forma el rendimiento de las personas en el trabajo, en la escuela y en las relaciones familiares.

¿Por qué las redes sociales causan adicción?

Existen diferentes factores que se suman para generar que una persona se vuelva adicta a las redes sociales, pero principalmente el uso excesivo y abusivo de las comunidades online guarda relación directa con la necesidad de comunicarse.

Además de ello, muchos expertos aseguran que entre otras cosas, que las redes sociales provocan adicción debido a que se trata de un medio en el cual está presente la validación social de las personasBasta con recordar los “Me gusta” de Facebook o la cantidad de seguidores que podemos llegar a tener en Twitter, para darnos cuenta que muchas veces para las personas esto es una señal social inequívoca que las hace sentir bien.

Otro de los factores que provoca la adicción a las redes sociales es el miedo de perder que experimentan muchas personas en el mundo, sobre todo los más jóvenes, que consideran que deben pasar largas horas frente a la pantalla en las redes sociales porque corren el riesgo de perderse de algo, y esto genera temor a sentirse excluido.

Por otro lado, el ego es también un aspecto humano que requiere de una plataforma donde poder mostrarse, y precisamente las redes sociales son un escenario ideal para ello. Tengamos en cuenta que el 80% de las publicaciones que realiza la mayoría de las personas en las redes sociales son de temática personal, y esto se debe a que la mayoría de los usuarios tienen un fuerte deseo de ser observados, lograr la aprobación del otro, y por supuesto también generar en los demás cierto grado de admiración y empatía.

Esto nos conduce a otro factor sumamente importante en relación a la adicción a las redes sociales, que tiene que ver con la comparación social y el aumento de la autoestima. En las redes sociales las personas encuentran un universo virtual ideal para compararse con los demás, lo cual en muchos casos puede conducir en una mayor autoestima, aunque en algunos casos pueden generar sentimientos de frustración y por ende depresión.

Según muchos expertos, las redes sociales son una adicción que funciona tanto a nivel físico como psicológico, ya que de acuerdo a diversos estudios se ha podido demostrar que la vida en línea genera nuevos comportamientos cerebrales, de la misma manera que sucede en los cuadros de adicciones a distintas sustancias adictivas, como el tabaco, el alcohol o las drogas.

¿Cómo evitar la adicción a las redes sociales?

Con el fin de poder evitar la adicción a las redes sociales, es sumamente importante que en principio conozcamos los síntomas más frecuentes que se presentan en los casos de personas adictas a estas comunidades online, ya que son en definitiva el indicativo de una posible adicción.

Cabe destacar que tomar conciencia de la presencia de cualquiera de estos signos en nuestra vida cotidiana, es el primer paso para evitar tener una adicción a las redes sociales.

Se considera que una persona padece adicción a las redes sociales cuando:

  • Cada pocos minutos revisa su teléfono móvil para saber si existe una nueva notificación en Facebook, Twitter u otra red social en la que participa.
  • Cuando registra cada nueva ubicación para que todos sepan dónde se encuentra.
  • Cuando anuncia a todos en las redes sociales lo que está haciendo y lo que va a hacer, incluyendo tareas banales como almorzar, cenar, ir a dormir, cepillarse los dientes, y demás.
  • Cuando publica en las redes sociales el cronograma de actividades que va a realizar la semana próxima.
  • Cuando organiza y participa reuniones de forma frecuente con otros adictos a las redes sociales.
  • Cuando publican fotografías o contenido y etiquetan a personas que no aparecen en ellas, simplemente por el hecho de asegurarse que estos contactos vean las fotos y lean las publicaciones.
  • Cuando envía constantes y urgentes peticiones urgentes en Facebook en relación a Candy Crush, por ejemplo, como si su vida dependiese de eso.
  • Cuando cree que son más importantes los sucesos que ocurren en las redes sociales que en la vida real.

  • Cuando se pone de mal humor porque las fotografías que tomó no son dignas para subir a Instagram u otro medio social.
  • Cuando palabras tales como “Tweet”, “Insta”, “Upgrade”, “hashtags” entro otras se han convertido en parte del léxico que utiliza en la vida real.
  • Cuando ha creado una cuenta de Twitter, Facebook u otro para su mascota.
  • Cuando se da cuenta que no puede vivir un sólo día sin utilizar las redes sociales, y las usa en todo momento y lugar.
  • Cuando piensa que las personas que no utilizan las redes sociales son extrañas por este motivo.
  • Cuando se deprime porque alguien a quien le envió una solicitud de amistad no ha respondido aún.
  • Cuando gusta de acechar a sus amigos a través de Facebook, Twitter y otras cuentas de redes sociales.

  • Cuando se enoja o se entristece en los momentos en que las personas en la vida real no entienden el concepto de diferentes aspectos de las redes sociales, como por ejemplo a qué se alude cuando se habla de los 140 caracteres.
  • Cuando se siente orgulloso de que una foto publicada en las redes sociales ha alcanzado mucha cantidad de comentarios, o por ejemplo muchos “Me Gusta” en Facebook.
  • Cuando cada uno de los alimentos que consume son mostrados a través de imágenes y comentarios en las redes sociales.
  • Cuando en medio del trabajo dedica momentos a escondidas para usar las redes sociales.
  • Cuando se siente molesto y enfadado ante la situación de que nadie comenta sus actualizaciones en las redes sociales.
  • Cuando pasa al menos 4 horas al día en las redes sociales, lo que provoca que se encuentre aislado de la vida social real.
  • Cuando acepta la invitación de amistad de cualquier extraño, con el simple objetivo de tener mayor cantidad de amigos, contactos o seguidores.
  • Cuando el uso de las redes sociales se ha convertido en una de las actividades cotidianas de su ritual diario, al igual que comer y dormir.
  • Cuando se despierta en la mitad de la noche para revisar las posibles actualizaciones publicadas en las redes sociales.

  • Cuando se sienten felices y orgullosos de que sus hijos utilicen este tipo de plataforma y además lo hayan agregado como contacto en su perfil.
  • Cuando comienza a sentir incomodidad ante conversaciones en la vida real, es decir al mantener charlas con amigos sin la utilización de dispositivo y medios de comunicación social online.

Ahora bien, sabiendo que estos son los principales síntomas de una posible adicción a las redes sociales, lo siguiente será utilizar diferentes métodos para dejar este mal hábito.

Lo cierto es que para contrarrestar la aparición de síntomas de una posible adicción a las redes sociales, no es necesario que dejemos por completo de utilizarlas, sino que podemos organizar mejor nuestro tiempo para darle una menor preponderancia a nuestra participación en las comunidades online.

En este aspecto, una de las mejores formas de lograrlo es ponerse como meta el poder visitar los sitios de redes sociales una sola vez al día, y en lo posible programarla con horario. Al mismo tiempo, se recomienda llevar a cabo un seguimiento de la cantidad de tiempo que nos encontramos utilizando las redes sociales, y establecer un máximo para ello.

La inseguridad en las redes sociales

Volver a ver a los parientes lejanos, reencontrarse con viejos amigos, realizar nuevos contactos profesionales y mejorar tus relaciones sociales entre muchas otras cosas que pueden hacerse como con un pase de magia, están disponibles para millones de internautas de todo el mundo, a través de las más famosas redes sociales.

Sin embargo, junto a estas facilidades, surgen los problemas que se generan por la falta de cuidado en el manejo de datos e información confidencial.

Todos sabemos que las famosas redes sociales se convirtieron rápidamente en una “fiebre”, atrayendo millones de internautas, y con ellos también se multiplicaron los problemas de seguridad. Cada día vemos distintas noticias sobre “secuestros” de perfiles y comunidades.

Al “secuestrar” un perfil o una comunidad, el atacante puede acceder a la red social como si fuera el usuario, pudiendo enviar mensajes a sus amigos, modificar el perfil (insertando por ejemplo un perfil con características pornográficas), robar sus comunidades o inscribirse en cualquier comunidad que desee.

Al difundir los datos abiertamente en las redes sociales, los internautas no saben que existen personas mal intencionadas especializadas en obtener información de futuras víctimas utilizando herramientas de ingeniería social, la cual es la forma de obtener datos de personas a través de investigación y disimulación.

Por lo tanto, una simple foto y alguna información “inocente” divulgada indebidamente, ya es suficiente para comenzar un ataque que puede tener consecuencias desagradables para el usuario.

En las redes sociales, los usuarios, sin saber la gravedad, publican información como las escuelas en las que estudiaron, lugar de trabajo, nombres, fotos de hijos y parientes cercanos, sin contar la gran cantidad de información que es pasada a través del intercambio de mensajes con amigos y conocidos.

Con esta información, los cibercriminales pueden infiltrarse rápidamente en la red social de un determinado usuario y hacerse pasar por un nuevo o antiguo “amigo”, de aquellos que el internauta no veía hace decenas de años y ni se acordaba de su existencia.

Después de crear esta falsa intimidad, el internauta podrá ser engañado fácilmente, comprando productos que no serán entregados o inclusive siendo víctima de extorciones y secuestros express. Con su foto y con la información de los lugares que frecuenta es muy fácil realizar una identificación de la víctima.

Para protegerse de estos posibles ataques y continuar disfrutando de las redes sociales con tranquilidad, es necesario tomar determinadas medidas de seguridad, entre las cuales se pueden citar:

  • Evita publicar fotos tuyas y menos aún de parientes o de amigos en la red.
  • Al publicar fotos, estarás permitiendo que un criminal las utilice en un reconocimiento o las coloque en sitios webs relacionadas a la pornografía y pedofilia.
  • No publiques información confidencial en tu perfil.
  • Información confidencial y aparentemente “inocente” pueden servir de ayuda para realización de extorciones, secuestros y otros crímenes.
  • No intercambies mensajes sin saber exactamente quién es la otra persona.
  • Antes de comenzar un intercambio de mensajes trata de saber exactamente que la persona que está del otro lado es realmente quien tú estás pensando, pues los criminales pueden apoderarse del perfil de otros usuarios, robando sus fotos e información para utilizarlas contra sus víctimas.
  • Nunca hables nada íntimo en tus mensajes.
  • Evita al máximo hablar cosas personales en tus mensajes, tampoco arregles encuentros con nadie a través de mensajes. Si necesitas hablar o arreglar encuentros utiliza el e-mail o el teléfono.
  • No acudas a citas o fiestas con desconocidos.
  • Jamás aceptes ninguna invitación para citas o fiestas, sobre todo si se trata de la primera vez. Si esto sucede, hazlo solamente en lugares públicos, preferentemente donde eres conocido, y nunca vayas solo.
  • Mantén tus datos seguros.
  • La información como tu dirección, teléfono, lugar de trabajo, pasatiempos, cuentas bancarias, patrimonio y dfemás, siempre tienen que ser mantenidas en secreto, nunca las publiques, ni intentes hacer ostentación de algún bien material o estándar de vida.
  • Jamás hagas click en links enviados a través de mensajes.
  • Al acceder a un link enviado en un mensaje, el internauta podría estar instalando algún tipo de gusano (programa utilizado entre otras cosas para capturar contraseñas de acceso), pasando a ser víctima de distintos tipos de ataques.

Es muy importante que cualquier intento de ataque sea comunicado a la autoridad policial, para que se pueda proceder una investigación, tratando de capturar a los culpables para aumentar la seguridad en la red e impedir que otras personas inocentes sean víctimas de criminales.

Con estas medidas podrás disfrutar de las redes sociales sin poner en riesgo tu vida ni la de tus amigos y familiares.

Redes sociales: Lo que no debemos publicar

Actualmente para muchos, formar parte de redes sociales es la mejor manera de interactuar con otros usuarios. Un 35% de adultos que utilizan internet tienen un perfil en por lo menos una red social. La gran mayoría de esas personas usan esas webs para mantener contacto con sus amigos y hacer nuevas amistades.

Existe una infinidad de webs que conectan personas alrededor de todo el mundo, tales como Facebook, MySpace, Orkut y Sonico. Sin embargo, la exposición de mucha información personal puede generar serios trastornos. Lo que se puede hacer es configurar quien puede ver su información. Aunque la gran mayoría restringe el acceso a su perfil a sus amigos, familiares y compañeros, existe una gran parte que da acceso libre a sus perfiles, permitiendo que cualquier persona vea su información.

Compartir información personal con extraños puede ser muy peligroso, y hay ciertas cosas no deben ser compartidas.

Que cosas no debemos compartir en las redes sociales

Cosas que no debemos compartir en las redes sociales: Conversaciones personales

En las redes sociales es posible enviar mensajes personales o postear notas en el “muro” de otro usuario. El muro de Facebook lo puede ver mucha gente y el problema surge cuando se publican asuntos personales y privados que no deben ser compartidos. Antes de enviar un mensaje que todos pueden ver, analiza si es algo que se puede compartir con familia o amigos.

Cosas que no debemos compartir en las redes sociales: Planes sociales

Compartir los planes sociales del fin de semana no es una buena idea, al menos que las publicaciones sean para invitar a personas que forman parte de nuestra red virtual. Imaginemos que publicamos que nos veremos con alguien en un determinado lugar y el ex de esa persona ve nuestro mensaje y decide acudir al lugar justo en el momento del encuentro. Mejor ahorrémonos problemas de ese tipo no publicando nuestros planes.

Cosas que no debemos compartir en las redes sociales: Fotos personales

Las webs de redes sociales son un lugar común para que las personas compartan fotos, pero si estamos entre los usuarios que optan por no restringen el acceso al perfil, entonces esas fotos están publicadas para todo el mundo. El hecho es que muchas personas mal intencionadas usan internet para encontrar víctimas y enterarse de sus movimientos. Si publicamos fotos de la familia y hacemos comentarios en ellas como “mi marido está fuera de la ciudad este fin de semana” o “que grande esta mi hijo! lo suficiente para quedarse en casa solo”, entonces la seguridad de su familia (incluso la suya) puede estar en peligro.

Cosas que no debemos compartir en las redes sociales: Teléfono y dirección personales

Si se comparte la dirección y número de teléfono en una red social, estamos exponiéndonos a posibles robos de identidad y otros peligros personales como robos, asaltos, secuestros y otros hechos delictivos. Nuestra dirección está en el perfil, y si publicamos que nos vamos de vacaciones es una invitación para posibles ladrones.

Cosas que no debemos compartir en las redes sociales: Contraseñas

¿Compartir la contraseña con un amigo, novia o novio? Esto es muy mala idea. No revelemos nuestra clave con nadie para que no tengamos que preocuparnos por personas que tengan acceso directo a tu información personal.

Elige siempre lo que se va a compartir en las redes sociales

Si bien se puede seleccionar y configurar el nivel de privacidad de la red social, lo cierto es que esto no nos asegura que las publicaciones no sean vistas por personas que no conocemos, aunque tengamos configurado el nivel de seguridad al máximo. La red social tiene por esencia el hecho de compartir, por eso, si pensamos que nuestra publicación está segura, debemos tener en cuenta que puede ser fácilmente compartida por otros.

En este punto, “ante la duda, no publiques” es un buen consejo y siempre debemos recordar que cualquier cosa que compartamos en una red social puede llegar a manos de cualquiera.