Que son los Drivers o Controladores


Seguramente en algún  momento nos hemos topado con las palabras “Drivers o controladores de dispositivo”, y lo más probable es que lamentablemente sea en el contexto de algún problema con nuestra PC. Sin embargo, también puede ser que los controladores sean portadores de buenas noticias, como cuando se actualizan e incorporan nuevas características o solucionan problemas que podrían tener.

Como podemos ver, los controladores son una pieza de software que nos pueden brindar tanto satisfacción como enojo, sin embargo, son pocos los usuarios que realmente saben realmente para que sirven y la función tan importante que cumplen en nuestra computadora. En este post conoceremos sobre controladores de hardware conoceremos más de cerca de este software y lo trascendental que resultan en el uso diario de nuestra PC.

¿Qué son los drivers o controladores de dispositivos?

Dicho de manera muy simple, el driver o controlador de dispositivos es un pequeño software que conecta el sistema operativo directamente con los componentes del hardware de la PC. Por ejemplo, si tenemos una placa de vídeo instalada en la computadora, esta necesita entenderse con el sistema operativo para poder recibir las instrucciones y procesar todo correctamente; y precisamente esta es la función que cumple el controlador, un puente entre ambos. El driver le da instrucciones al sistema operativo sobre cómo debe funcionar determinado hardware y de que forma el sistema debe trabajar en conjunto para suministrarte los mejores resultados.

Drivers de Video

Generalmente, el hardware puede utilizar un driver o controlador genérico, instalado por el sistema operativo, pero para obtener el máximo rendimiento y las características pertinentes del hardware, vamos a necesitar los drivers originales de fábrica. Esto es muy evidente por ejemplo en placas de vídeo, donde los controladores de fábrica son indispensables, ya que de otra manera los juegos o apps que hagan uso muy intensivo de la misma no se comportarán de la misma manera con los drives genéricos, también llamados “Drivers básicos”.

Drivers básicos

Como mencionamos, Windows y otros sistemas operativos modernos consiguen hacer que algunos componentes de hardware funcionen, aunque de manera simple, sin instalar el driver o controlador de dispositivo original del fabricante. Esto es posible gracias a los drivers básicos, que son sólo drivers comunes para cualquier placa. Por ejemplo, el driver básico de vídeo, tiene instrucciones pre-establecidas que definen que cualquier placa de vídeo soporta la resolución de 640×480 y pueda reproducir 16 colores.

Los drivers o controladores y el sistema operativo

Cada sistema operativo usa drivers o controladores de dispositivos diferentes y es ahí donde surgen los problemas, ya que los fabricantes raramente crean un archivo universal para todos los sistemas y el que acaba teniendo problemas buscando drivers apropiados es el usuario, y el más perjudicado cuando no se encuentran los drivers en la página del fabricante.

Esos problemas generalmente ocurren debido a la incompatibilidad entre los sistemas operativos y drivers, problemas que son muy comunes en el entorno Windows, ya que un driver diseñado para funcionar en Windows 10 en general será distinto al driver para Windows 7, Windows XP o Windows Vista.

Linux en cambio, es un sistema de código abierto, los drivers son fácilmente creados por usuarios expertos en programación y las distribuciones de Linux, en general, vienen listas para poder utilizarse de forma casi automática. Cualquier componente de las computadoras actuales, pueden ser utilizados sin la necesidad de instalar los respectivos drivers.

Drivers o controladores de 64 bits

Con el surgimiento de los sistemas operativos de 64 bits, los drivers tuvieron que ser modificados. Es muy común que haya incompatibilidades cuando se utiliza algún sistema de 64 bits, debido a que algunos fabricantes de placas y componentes todavía no tienen versiones de sus controladores de hardware para estas plataformas de 64 bits. Esto ocurre generalmente con dispositivos un poco más antiguos.

¿Por qué los sistemas de 64 bits necesitan drivers diferentes, siendo que las placas son las mismas?

La respuesta es simple: el sistema se comunica con el doble de bits con las placas de las computadoras, lo que requiere del driver correspondiente para tal tarea. Aunque los sistemas operativos de 64 bits consigan ejecutar programas de 32 bits, ellos no tienen la misma capacidad para trabajar con drivers.

Para Linux el problema no es tan grande (para quien está habituado al uso), porque el sistema siempre tuvo una mayor capacidad para la comunicación con el hardware. Si sólo estás probando alguna versión de Linux probablemente vas a encontrar todo muy difícil. En general los únicos drivers que Linux no conseguirá detectar son los de las placas de vídeo, o de las placas poco conocidas en el mercado.

Cómo encontrar drivers para dispositivos desconocidos

Por regla general, cuando compramos una nueva computadora, esta suele venir acompañada por un disco óptico conteniendo la totalidad de los controladores de los dispositivos de hardware que incorpora. Pero es posible que este disco, con el paso del tiempo pase del cajón del escritorio a otra ubicación y allí perderse para siempre.

Si bien los controladores de dispositivos pueden descargarse directamente desde la web accediendo al sitio del fabricante del mismo, lo cierto es que si so conocemos quien manufacturó esa placa o chip, estamos en serios problemas. Este escenario también se puede repetir cuando compramos una PC usada, o que tiene algunos años. Afortunadamente a partir de este punto, contamos con una solución al problema.

A través de los años, los diferentes fabricantes de hardware han estandarizado y mejorado sus procesos de fabricación, incluyendo diversas características que sirven para la eficaz identificación del dispositivo que ha fabricado. Una de estas es un número único que sirve para que la placa o hardware tenga bien definida su identidad.

En el caso de que hayamos perdido los controladores de dispositivo originales del producto, y no sepamos ni la marca ni el modelo del mismo, afortunadamente Windows posee las herramientas necesarias para ello.

Para acceder a esta información, lo único que tenemos que hacer es seguir las instrucciones que a continuación ofrecemos.

Paso 1

Abrimos el Administrador de dispositivos, ubicado en “Panel de control\Todos los elementos de Panel de control\Administrador de dispositivos”.

Paso 2

Cabe destacar que el hardware cuyos controladores hemos perdido, aparecerá en la lista como “Dispositivo desconocido”, por lo que será mucho más fácil de localizar y analizar.

Paso 3

Pulsamos con el botón derecho del ratón sobre este dispositivo desconocido y luego presionamos sobre el ítem “Propiedades”.

Paso 4

En la ventana de Propiedades que se presenta, pulsamos sobre la pestaña “Detalles” y en la lista desplegable seleccionamos la opción “Ruta de acceso a la instancia del dispositivo”.

En este punto podremos observar una serie de números y letras que deberán ser similares a estos:

PCI\VEN_1106&DEV_3059&SUBSYS_B0101462&REV_60\3&13C0B0C5&0&8D

Donde la parte resaltada en rojo es la identificación numérica del fabricante del dispositivo, y la parte remarcada en azul es el código identificador del dispositivo.

En nuestro ejemplo es:

Identificador del fabricante= 1106

Identificador del dispositivo= 3059

Paso 5

Una vez que hemos obtenido los preciados códigos de identificación del hardware desconocido, debemos abrir nuestro navegador favorito y dirigirnos hasta el sitio web “The PCI ID Repository”, sitio al cual podremos acceder pulsando sobre este enlace.

En este sitio se almacenan millones de códigos de identificación de fabricantes y dispositivos, así que es más que seguro que encontraremos el que nos interesa para nuestro hardware.

Es de destacar que podremos buscar tanto por código de fabricante como por código de dispositivo, pero si optamos por lo segundo, además de la identificación del fabricante, también obtendremos la información pertinente del dispositivo.

Sin duda alguna una gran ayuda, que nos puede servir para recuperar una vieja placa o poner en buenas condiciones de funcionamiento una PC.

Cómo instalar controladores sin firmar en Windows

Es bastante probable que sí somos de los usuarios que solemos cambiar constantemente de hardware y de periféricos, en algún momento nos hayamos topado con que algún dispositivo no podía ser instalado, y sin que el sistema especificara cuál es era el error o el problema que impedía el procedimiento.

Pues bien, en la mayoría de los casos esto es debido a la negativa del sistema operativo a instalar controladores de dispositivos sin firma. En este artículo, además de conocer que son y para que se necesita una firma digital en un controlador, aprenderemos como saltarnos esta barrera, con las herramientas proporcionadas por el propio Windows.

Instalar controladores sin firmar en Windows

A partir del lanzamiento al mercado de Windows XP, Microsoft incorporó un sistema de firma digital para los controladores de dispositivos, es decir los drivers que acompañan a cada hardware o periférico y que permiten al hardware comunicarse con el sistema operativo.

A partir de ese punto, cada hardware o periférico, para ser aceptado por el sistema operativo, debía tener su respectivo controlador de dispositivo o driver firmado digitalmente.

Mediante esta implementación, Microsoft intentó establecer una norma para que el usuario final no tuviera problemas con el software al momento de instalarlo, es decir asegurar al usuario que el hardware y su software son compatibles con Windows, y de ninguna forma se conviertan en un problema para la seguridad de los datos que almacena o en la estabilidad y performance del sistema.

Claro que esto realmente nos asegura bastante poco, ya que Microsoft no podría nunca controlar los cientos de miles de diseños de dispositivos que salen a la venta por año. En este sentido, el fabricante simplemente adquiere una especie de permiso o licencia para “hacer compatible” su producto, sin ninguna supervisión directa de parte del gigante de Redmond.

¿Qué es la firma digital en los controladores de dispositivos?

Básicamente, esta firma digital en los controladores de dispositivos es una autentificación que nos permite conocer la identidad del fabricante, es decir de quien desarrollo o fabricó el producto que estamos instalando. Sin embargo, lo más importante del sistema es la posibilidad de saber si el controlador o driver ha sido modificado luego de que haya sido liberado por el fabricante.

Hasta ahora, bien, pero lamentablemente no son muchos los fabricantes que liberan sus productos con la debida autentificación a través de la firma digitales, siendo el principal perjudicado el usuario que hasta puede encontrarse con la imposibilidad de utilizar un determinado dispositivo por carecer de la mencionada identidad digital de Microsoft.

Windows 8, Windows 10 y los controladores sin firmar

Hasta Windows 7, el proceso de instalación de controladores de dispositivos sin firmar era una tarea igual de sencilla que la instalación de un driver firmado, salvo que el sistema mostraba una notificación en la cual teníamos que decidir entre instalar y no instalar, y en caso de decidirnos por la instalación, notificarnos de los riesgos de hacerlo. Pero con la aparición en el mercado de Windows 8 y más tarde Windows 10, el proceso lamentablemente se modificó, haciéndolo más oscuro y complicado, con lo cual los usuarios menos avanzados se encuentran en un problema cuando le sucede tener que instalar hardware que no está firmado digitalmente.

Sin embargo, no todo está perdido, ya que todavía podemos instalar software de controlador sin firma digitalmente, salvo que ahora es un poco más difícil. Cabe destacar en este punto es descabellado pensar que una empresa como Microsoft haya invertido millones de dólares en un sistema de protección de este tipo para que no sea útil, la utilización de software de controlador firmado digitalmente nos ofrece un marco de seguridad, y su inhabilitación puede acarrearnos problemas, sobre todo con los controladores de hardware virtual. A partir de este punto, encontraremos las instrucciones para saltearnos esta protección.

Cómo instalar y utilizar software de controlador de dispositivo en Windows 8.x y Windows 10 deshabilitando la verificación de firmas

Cómo mencionamos más arriba, el sistema de firmas de autentificación de controladores es una buena opción, y que nos puede ahorrar más de un dolor de cabeza. Sin embargo esto sería realmente formidable si todos los fabricantes incluyeran un controlador firmado en sus desarrollos. Al no ser así, todos aquellos que tengamos hardware en estas condiciones tendremos que realizar el procedimiento que se describe más abajo.

Lo primero que tenemos que hacer es indicarla a Windows que va a tener que iniciarse en otro modo.

En el caso de usuarios con Windows 8

Paso 1

Presionamos la combinación de teclas “Win + I”

Paso 2

Luego de ello presionamos sobre la opción  “Cambiar configuración de PC”.

Paso 3

A continuación, seleccionamos la opción “General” y luego de ello presionamos sobre “Inicio Avanzado” y seleccionamos “Reiniciar ahora”. Cabe destacar que tendremos que cerrar todos los programas para no perder nada importante que pudiéramos estar haciendo.

Paso 4

Una vez que la computadora reinicie, seleccionamos la opción “Solucionar problemas”, luego de ello, pulsamos sobre la “Opciones avanzadas”.

Paso 5

Seleccionamos la opción “Configuración de Inicio”.

Paso 6

Pulsamos nuevamente sobre “Reiniciar”.

Paso 7

Cuando la PC reinicie nuevamente, tendremos otro menú de opciones, del cual tendremos que seleccionar el ítem “Deshabilitar el firmado de controladores”, para lo cual tendremos que presionar la tecla “F7”.

Paso 8

El equipo se iniciará normalmente, pero esta vez con la opción de firma digital de controladores deshabilitada.

Para los usuarios con Windows 10

Paso 1

Presionamos la combinación de teclas “Win + I”, lo que presentará la ventana de configuración.

Paso 2

Allí nos desplazamos hasta la opción “Actualización y seguridad”. Luego de ello presionamos sobre la opción  “Recuperación”, y luego en el apartado “Inicio avanzado”, pulsamos sobre “Reiniciar ahora”.

Paso 3

Una vez que la computadora reinicie, seleccionamos la opción “Solucionar problemas”, luego de ello, pulsamos sobre la “Opciones avanzadas”.

Paso 4

Seleccionamos la opción “Configuración de Inicio”.

Paso 5

Cuando la PC reinicie nuevamente, tendremos otro menú de opciones, del cual tendremos que seleccionar el ítem “Deshabilitar el firmado de controladores”, para lo cual tendremos que presionar la tecla “F7”.

Paso 6

El equipo se iniciará normalmente, pero esta vez con la opción de firma digital de controladores deshabilitada.

En este punto, no encontraremos ninguna diferencia, en términos de performance o estabilidad, entre utilizar un equipo con las firmas digitales para controladores habilitada de otro que no, salvo que ahora podremos instalar todo aquel hardware que no podíamos por esta limitación.

Eliminar por completo cualquier controlador de video

Con el precio que en la actualidad tienen las placas de video, es bastante probable que podemos cambiarla a menudo por una más nueva para que se adapte mejor a nuestra metodología de trabajo, o que nos ofrezca mejor performance para los juegos y demás aplicaciones que demanden mayor poder de proceso.

En realidad las razones no importan, lo que sí importa es que con cada cambio de placa de video, también deberíamos quitar por completo los controladores de la misma, además de todos los restos que dejan tras su desinstalación. Todo ello es necesario para darle una buena bienvenida a la nueva placa y sus controladores, e impedir que tengamos algún tipo de problema en la transición.

Esta tarea es pesada de realizar, y es por ello que nada mejor que una aplicación que lo haga por nosotros, y en este caso Display Driver Uninstaller ha demostrado ser una de las mejores en este campo.

Display Driver Uninstaller es una aplicación realmente liviana, además de portable, por lo que no ocupará espacio ni tampoco utilizará recursos cuando no se encuentre en funcionamiento. Con esta fabulosa herramienta, estaremos en condiciones de desinstalar y eliminar los controladores, archivos y rutas de instalación de controladores de video de AMD, Intel o Nvidia en forma sencilla, rápida y prácticamente sin esfuerzo. Sin embargo, lo mejor de todo es que es completamente gratuita.

En ello tiene mucho que ver la interfaz de la aplicación, simple y con todos los elementos a la vista, lo que nos permite tomar las decisiones pertinentes de forma eficaz y en el momento preciso.

Cómo utilizar Display Driver Uninstaller para quitar un controlador de video

Display Driver Uninstaller es muy fácil de utilizar, por lo cual cualquier usuario puede usarlo sin complicarse, ya que no posee prácticamente ajustes que excedan los necesarios para realizar la tarea y nada más. Además está en español.

En este punto, lo único que tenemos que hacer es, una vez ejecutada este desinstalador de controladores de video, seleccionar que tipo de placa de video es la instalada en nuestro sistema y pulsar sobre cualquier de las tres opciones que tenemos disponibles en la pantalla principal.

Estas tres opciones son “Limpiar y Reiniciar”, “Limpiar y NO reiniciar” y por último “Limpiar y apagar”. Cada una de estas opciones nos permite realizar un procedimiento diferente, que se adapta fácilmente a lo que queremos hacer.

La primera opción nos permite limpiar los controladores en caso de que tengamos problemas con el video, para luego reinstalarlos de cero. La segunda es recomendable que no la utilicemos para nada, ya que puede darnos problemas. En cambio la tercera, limpiará los controladores y apagará el sistema para que podemos instalar la placa de video nueva. De este modo, cuando volvemos a encender el sistema, Windows la reconocerá e instalará los controladores nuevos sin problemas de compatibilidad.

Consideraciones a tener en cuenta

Si bien esta aplicación se puede utilizar en el modo normal de Windows, el mejor resultado lo obtendremos reiniciando la PC en el llamado “Modo Seguro”. También es una buena idea indicarle al sistema operativo que realice un punto de restauración, lo que nos permitirá volver todo a la normalidad en el caso de que algo falle.

También, algunos antivirus pueden marcar al software como malware, sin embargo es un falso positivo, ya que Display Driver Uninstaller no incluye ningún tipo de software malicioso.

Si lo deseas, puedes descargar Display Driver Uninstaller  en forma completamente gratuita pulsando sobre este enlace.