¿Qué es un drone? ¿Para qué sirve un drone? Cómo comprar drones


Una de las tecnologías que más destacan y llaman la atención de todos en estos últimos años son los llamados drones, pequeños aparatos voladores no tripulados y que pueden ser controlados en forma remota. Obviamente que un dispositivo de estas características sorprendería a cualquiera que alzase su cabeza y viera un drone sobrevolando la ciudad presto a la entrega de un paquete o realizando tareas de vigilancia, todo un digno espectáculo de ciencia ficción, que no es para nada ficción.

Desarrollados y puestos en servicio hace unos muy pocos años, los drones pueden ser usados en infinidad de tareas que el humano no puede o no quiere realizar, o simplemente son demasiado peligrosas como la exploración o la limpieza de residuos tóxicos, y como no podía ser de otro modo, para fines bélicos. En este megapost acerca de drones conoceremos todos los detalles de esta fascinante tecnología, que hasta incluso puede ser usada en el hogar.

¿Qué son los drones? ¿Para qué sirve un drone?

Los drones son una herramienta extremadamente útil para el control de incendios forestales, la geología, la agricultura, la construcción, y el control y análisis de tráfico en las grandes ciudades, entre muchas otras tareas, ya que los drones son muy económicos de operar, prácticamente no requieren de insumos o combustibles para su operación y no ponen en peligro las vidas de quienes lo pilotean.

Pero además el propio drone tiene un valor por lo menos 60 veces inferior a un helicóptero. En este sentido, la flexibilidad y la posibilidad de poder controlar a este ingenio a distancia manteniéndose su operador fuera de peligro, es la respuesta adecuada a este tipo de situaciones.

Drones y el trabajo que lo humanos no quieren hacer

Por ejemplo, una implementación de los drones significativamente llamativa es la que se utiliza en ganadería para controlar y pastorear, mediante cámaras montadas en estos drones, los rebaños y ganado en general. Cabe destacar que los videos obtenidos de estas cámaras luego pueden ser subidos a YouTube, por ejemplo, para capacitación u otros propósitos.

En el caso del agro, estos dispositivos voladores se presentan como una herramienta de trabajo de valor inestimable, ya que mediante ella se pueden mejorar los procesos y optimizar la producción, debido fundamentalmente a la capacidad de estos drones de controlar, en toda condición meteorológica, los cultivos agrícolas de forma mucho más segura, rápida y eficiente que con los métodos actuales.

Drones y el trabajo que lo humanos no quieren hacer

Como comentábamos más arriba en este artículo, los drones son utilizados para el control, manipulación y limpieza de materiales nocivos o contaminantes. En el caso de desastres acontecidos en centrales nucleares como el ocurrido en Fukushima, Japón, y deban limpiarse los materiales radiactivos liberados al aire, los drones podrían cumplir con esta responsabilidad sin comprometer de modo alguno la vida humana. Lamentablemente para la fecha en que ocurrió el desastre en Japón, esta tecnología todavía no estaba muy desarrollada, sin embargo se han utilizado drones como el T-Hawk para tomar fotografías del estado en que se encontraban los reactores.

La utilización de este T-Hawk fue crucial para obtener una vista detallada del estado del interior del reactor y obtener fotografías y otros datos con los cuales poder estimar los daños producidos y así elaborar un plan de limpieza y contención de futuras fugas. Cabe destacar que todos estos informes no se hubieran podido lograr sin la intervención de un drone, ya que para los seres humanos es imposible sobrevivir a este nivel de radiación.

Jugando con Drones

Sin embargo, no todos los usos que se le puedan dar a un drone tienen que ver con operaciones peligrosas o industriales, ya que recientemente se han introducido al mercado modelos más simples diseñados con el propósito de comercializarse en ámbitos más ligados a la recreación y al tiempo libre como la fotografía, el video, o los juegos de realidad aumentada.

En este sentido, uno de los juegos más interesantes que se realizan con drones son los llamados Grand Prix Aéreos, muy populares en USA y en Francia, y en donde el vehículo no tripulado tiene que sortear una serie de obstáculos a alta velocidad.

En el ámbito del video y la fotografía se han comenzado a usar drones para montar cámaras y así poder tomar fotografías aéreas de bodas y otros acontecimientos sociales, tal como ocurrió en el pasado mundial de futbol 2014, con sede en Brasil, en el cual los drones se usaron en parte para la televisación del juego y también para el control e identificación de problemas entre la multitud de los asistentes.

Los drones y su uso comercial para entregar paquetes

Recientemente Amazon, uno de los líderes mundiales del comercio en línea, ha obtenido los permisos necesarios de la Administración de Aviación de su país de origen para que en poco tiempo más comience a experimentar en forma real la tecnología de los drones para la entrega de paquetes.

En el mismo sentido, Swiss International Airlines también ha comenzado a experimentar con el uso de cuadricópteros para el envío de paquetes de hasta 1 Kg. a una distancia de 20 Km.

Otra empresa de mucho éxito que intenta obtener beneficios de las cualidades de los drones es Facebook, la cual ha puesto en vuelo un vehículo no tripulado capaz de alcanzar 18 Km. de altura. Este aparato, con la envergadura de un Boeing 737, pesa prácticamente lo mismo que un auto pequeño, y fue desarrollado con el propósito de llevar Internet a regiones del mundo alejadas de los centros de poder, en donde la infraestructura necesaria para contar con este servicio es casi nula.

Sin embargo, no todos los usos para un drone son tan sofisticados, ya que incluso comercios en el ramo de la gastronomía hacen uso de la tecnología de los drones, como en el caso de un pequeño restaurant en Singapur, el cual usa drones para llevar los pedidos a las mesas de sus clientes.

Los drones y la familia

Incluso infraestructuras mucho más pequeñas como la de una familia pueden sacar ventaja de la tecnología de los drones, ya que como lo comprobó Chris Early, un estadounidense que usa un drone a diario para seguir a su hija en el camino que hace hasta el colegio, es una herramienta más que útil para vigilar que su hija de 8 años no se aleje del trayecto correcto y llegue a destino segura y a salvo.

Dejando de lado las consideraciones morales y legales de este acto, no deja de asombrarnos las cosas que pueden hacer por nosotros los drones, y quien sabe cuánto tiempo pasará hasta que se vuelvan indispensables para la vida diaria de las personas, como sucedió con los smartphones y el Wi-Fi.

Un drone también puede hacer daño

Lamentablemente, algo tan práctico, útil e interesante como son los drones, obviamente también pueden ser utilizados para llevar a cabo actos delictivos, tal como ocurrió en Tokio cuando fue encontrado en la terraza de un edificio gubernamental un drone equipado con una cámara y un líquido radioactivo, que si bien no era peligroso para la vida humana, lo cierto es que podría haberlo sido.

En este caso, las autoridades explicaron que el hecho fue tomado como una forma de advertencia, dado el potencial de poder hacer daño que tiene un drone utilizado con malas intenciones.

Consideraciones éticas del uso de los drones

Lo ocurrido en Tokio abre un acalorado debate acerca de los límites y las libertades en la utilización de los drones, tanto en forma privada como por parte de las empresas, ya que al no estar regulada la utilización de los mismos, cualquiera con el dinero y el conocimiento necesario puede adquirir un drone, y utilizarlo como mejor le plazca.

Esto en definitiva es muy peligroso, ya que al no haber registros de vuelos, ni permisos de ningún tipo para la utilización de un drone, se pueden realizar actos ilícitos, que hasta incluso pueden ser muy peligrosos, sin dejar rastros debido a la propia naturaleza del drone, pequeño y silencioso.

En el ámbito privado, la utilización de un drone con los fines de, por ejemplo espiar a nuestros vecinos con el fin de robarles, puede suscitar problemáticas delictivas que todavía no están legisladas, y por lo tanto las autoridades no pueden actuar en concreto sobre estas prácticas.

Sin embargo, el peligro real de hacer mal uso de un drone no se encuentra tanto en lo que se podría hacer con ellos, sino en lo pesados que son cuando caen sobre la cabeza, al estar controlados por personas irrespetuosas, y que además no mantienen al aparato en un estado en que no represente un peligro para los demás.

Drones baratos

Hasta no hace mucho tiempo, ser propietario de un drone era algo reservado sólo para aquellos que tenían un buen pasar económico, ya que el precio de estos dispositivos voladores era prohibitivo para la mayoría de las personas interesadas en ellos. Si bien en este sentido los precios de los drones de alta gama no han disminuido, lo cierto es que en la actualidad podemos encontrar en el mercado drones baratos que pueden satisfacer nuestra curiosidad y necesidad de poseer uno.

Claro que no debemos ilusionarnos demasiado, ya que los drones baratos están pensados para un uso amateur, es decir poco más que elevarlos, ver como vuelan, correr carreras y poco más. Si el mismo es un poco más completo y cuenta con cámara, también podremos contar con una hermosa vista aérea de nuestro entorno. Pero lamentablemente, aquí se termina el listado.

A pesar de las limitaciones que pueden llegar a tener los drones económicos, esto no quita que puedan ofrecernos muchas horas de diversión. Por este motivo, a partir de este punto encontraremos los mejores drones baratos que pueden ser comprados con cualquier presupuesto.

Drones baratos para comprar

Cheerson Cx10a: No cabe dudad e que uno de los drones más baratos y pequeños del mercado es el Mini Drone Cx10a Cheerson, un dispositivo de los llamados “Nano Drones”, y que son especiales para hacerlos volar en interiores, debido a su tamaño. Este drone en particular ofrece un excelente control del vuelo, lo que nos permite llevarlo sin contratiempos por cualquier rincón sin tener accidentes, por lo menos que se puedan adjudicar al dispositivo en sí.

Sin dudas el Cheerson Cx10a es una de las mejores alternativas disponibles si quieres comenzar con el mundo de los drones. Cabe destacar que este drone barato cuenta con batería recargable, la cual se puede recargar mediante un cable USB, el que viene incluido en el empaque junto a 4 hélices de repuesto.

FQ777-124: Otro excelente drone barato es el FQ777-124, un nano drone que ofrece una cantidad significativa de características, que lo hacen una alternativa más que interesante para tener en cuenta. Entre estas características podemos mencionar por ejemplo que el mando remoto, que también se usa como caja para transporte, es capaz de cargar la batería del drone mientras no lo usamos.

También es interesante mencionar que este drone barato está equipado con un giroscopio de 6 ejes, lo que lo hace verdaderamente estable y sencillo de volar aun para el usuario menos experimentado en los vuelos de drones. Otras características útiles son una tecla dedicada para la función “Vuelta al hogar” y posibilidad de alternar entre los modos de vuelo 1 y 2, lo que se puede hacer sencillamente moviendo el interruptor que el drone FQ777-124 tiene en su cubierta posterior.

Además, este drone barato bien muy bien equipado en lo que se refiere a accesorios y repuestos, ya que el empaque contiene hélices de repuesto, protector de rotores y tren de aterrizaje, lo que nos será útil para proteger los motores del drone en caso de un aterrizaje violento.

Syma x12s: El Syma X12S es otro nano drone barato que ofrece características muy interesantes y una excelente construcción, como no podía ser de otro modo viniendo de uno de los fabricantes de RC más importantes del mundo.

Además de su aspecto, muy cuidado y con terminaciones muy bien acabadas, ofrece una serie de características que en otros drones baratos no se ven, como por ejemplo orientación automática, más conocida como “Headless”, protección de hélices, una excelente medida de seguridad, y hélices traseras y delanteras de diferente color, lo que nos puede ser de utilidad en la orientación del drone.

Sin embargo, lo mejor de este Syma x12s es sin dudas su estabilidad y facilidad de manejo, por lo cual podrá ser operado aun por personas con nada de experiencia en el vuelo de drones. Cabe destacar que la batería es recargable por medio de cualquier puerto USB.

Si hacemos un balance entre precio y características, no cabe ninguna duda de que el Syma x12s es una de las mejores alternativas para comenzar a volar un drone.

Limitaciones de los drones baratos

Todos hemos visto en YouTube o en la TV como los drones son capaces de filmar fantásticas tomas aéreas con una calidad de cine y además a una altura impresionante. O como son capaces de transportar pesadas cargas de un lugar a otro. Sin embargo, con los drones baratos que hemos mencionado este post, no podremos hacer estas cosas, ya que han sido diseñados con otros propósitos, como por el ejemplo, el aprendizaje, pero fundamentalmente debido a otras limitaciones como la autonomía y la robustez.

En este sentido, la autonomía que pueden alcanzar estos drones baratos, es decir la distancia que pueden recorrer antes de que su batería se agote, es de aproximadamente unos 5 ó 7 minutos, lo que obviamente no nos permite ir muy lejos. Otro aspecto negativo de los drones baratos es que no poseen cámara, ni tampoco un modo de instalarle una.

Esto es debido al tamaño, y si bien en el mercado existen cámaras pequeñas, lo cierto es que este tipo de drones son muy reducidos en tamaño, y tampoco tienen la potencia necesaria como para alzar vuelo y transportar una cámara. En este mismo sentido, los drones baratos tampoco tienen la potencia necesaria como para poder hacerles transportar nada, en el caso de que se trajeran algún tipo de amarre para ello.

Con lo que acabamos de leer, es más que obvio que los drones baratos son poco más que un juguete, que si bien nos permiten la posibilidad de acercarnos al mundo de los drones, lo cierto es que sus usos son verdaderamente son limitados.

Sin embargo, por precio, no es una mala idea adquirir cualquiera de estos drones baratos en el mercado, que seguramente nos ofrecerá horas de diversión aprendiendo a volarlos, y quien sabe, nos empuje a adquirir un modelo más avanzado y adentrarnos un poco más en el mundo de los drones.

Drones con cámara

Los drones se han convertido en uno de los gadgets más buscados en el mundo, ya que son capaces de proporcionarnos horas y horas de diversión, como así también complementar nuestro trabajo, sobre todo si nuestro ámbito es el exterior. En este sentido, son decenas las actividades en las cuales podemos apoyarnos en un drone.

Sin embargo, no todos los drones son apropiados para todas las tareas, ya que entre ellos se diferencian por características como autonomía, velocidad, robustez y por tener o no tener cámara, entre muchas otras. Por supuesto que un drone que cuenta con una cámara es mucho más útil que uno que no posee. En este post conoceremos las ventajas de los drones con cámara y qué podemos hacer con ellos.

Lo más probable es que el usuario promedio, una vez que decida adentrarse en el mundo de los drones, haya llegado a la conclusión que lo mejor para empezar sea adquirir un drone barato como para aprender a volar estos dispositivos sin correr el riesgo de perder una gran inversión.

Recién una vez que ya tiene aprendido los pormenores el control de vuelo de los drones, ya estará mirando hacia modelos mucho más sofisticados y que ofrecen mayor potencia, autonomía y características, y que por supuesto este drone cuenten con una buena cámara HD para hacer esas impresionantes vistas aéreas que tanto gustan en sitios como YouTube.

Qué podemos hacer con los drones con cámara

Debido a las infinitas posibilidades que nos brindan los drones con cámara, en la actualidad son uno de los tipos de drones más buscados por los usuarios, y aunque su precio triplica muchas veces al de un drone barato, lo cierto es que los drones con cámara nos permiten hacer infinidad de cosas, que incluso pueden beneficiar a nuestra economía.

Con un drone con cámara, podemos obtener impresionantes videos con vistas aéreas de nuestro alrededor con realmente muy poco dinero. Esta facilidad permite utilizar drones en tareas antes impensadas, debido fundamentalmente a la maniobrabilidad y estabilidad que tienen estos dispositivos, lo que posibilita hacer videos de alta calidad en tiempo real, método llamado “FPV” (First Person View o Vista en primera persona), en situaciones en las cuales normalmente no podríamos.

Por ejemplo, un drone con cámara puede ser una herramienta espectacular para contratistas y constructores, ya que podrían evaluar estructuras altas, techos y otras ubicaciones peligrosas con alta calidad de detalle sin el riesgo que consiste tener que acceder a ellas.

Otro uso de un drone puede ser útil en el ámbito de la agricultura para la inspección y control de campos y cosechas, o la vigilancia de grandes extensiones de terreno, ya que una visión aérea puede ser de mucha más ayuda que un vehículo, ya que el drone puede abarcar mucho más espacio de un solo vistazo.

También podríamos utilizar un drone con cámara para hacer tomas aéreas de eventos familiares como bodas, bautismos, cumpleaños y demás fiestas como Navidad y Fin de Año, que además de ser originales, ofrecen un lado artístico bastante peculiar. Del mismo modo, un dron puede ser utilizado para la filmación de recitales y conciertos de grupos pequeños, sobre todo aquellos en los que las bandas no poseen el presupuesto necesario como para hacerlo mediante un equipamiento de video más profesional que incluya grúas y demás.

Asimismo, un drone con cámara puede ser utilizado por canales de televisión para transmitir imágenes que de otra manera deberían ser captados por un helicóptero, como por ejemplo manifestaciones y otros tipos de eventos multitudinarios, con el consiguiente ahorro de recursos y la reducción del peligro que significa tener en vuelo un helicóptero sobre la ciudad tanto tiempo.

Esto puede ser aprovechado por canales de televisión lejos de las grandes ciudades, para los cuales es imposible bajo cualquier punto de vista contar con los servicios de un helicóptero, y que podrían tener en un drone con cámara a un aliado al momento de hacer reportajes en situaciones especiales como inundaciones y otras situaciones menos dramáticas como festivales.

Además de los usos semiprofesionales de los drones, también podemos encontrar otros ámbitos muy específicos en los que los drones son ampliamente utilizados, como por ejemplo la entrega de paquetes, el control de incendios forestales, el desarrollo agropecuario, la investigación arqueológica, la búsqueda de recursos, control de tráfico y pronóstico de las condiciones meteorológicas, entre muchas otras tareas.

A pesar de ser un dispositivo caro, un drone con cámara puede ser usado para el ocio, como por ejemplo correr carreras con drones, una actividad que actualmente genera millones de dólares de ganancia y que es furor en Estados Unidos y Europa.

En definitiva, los usos que podemos darle a un drone para complementar nuestras actividades diarias son prácticamente infinitos, únicamente limitados por nuestra imaginación y nuestra forma de trabajar.

La privacidad y los drones con cámara

En muchos países la legislación indica que cerca de cada cámara que se encuentre grabando con motivos de vigilancia, se deberá colocar un cartel que claramente indique esta acción, algo importante para que quienes se encuentren cerca del alcance del objetivo puedan tener la posibilidad de preservar su intimidad. Esto lo hemos visto infinidad de veces en supermercados, tiendas, consultorios médicos y otros establecimientos.

Lamentablemente, no hay forma de evitar que si alguien nos está filmando usando un drone con cámara podamos preservar nuestra intimidad y privacidad, salvo la acción directa sobre el sujeto o el propio dispositivo. Esto sucede debido fundamentalmente a que en la mayoría de los países todavía no existe ninguna reglamentación al respecto.

Esto propicia que cualquiera con el presupuesto pueda comprar un drone con cámara y espiar a sus vecinos cuando estos no se dan cuenta. En este punto debemos ser sinceros, muchos de los usuarios que compran un drone con cámara no lo hacen para complementar su trabajo o con motivos de investigación. Lo hacen para ver que hace el tipo de al lado.

Esta falta de legislación sobre los drones con cámara motiva que nos encontremos en una especie de limbo, en donde prácticamente no podemos hacer nada debido a que al piloto de un drone no se le exige tener un plan de vuelo ni permisos de ningún tipo para su utilización, lo que indudablemente favorece que se puedan realizar todo tipo de actividades ilícitas.

Los mejores consejos para comprar el primer drone

A pesar de que los drones son una tecnología que recién se está acercando al usuario común, ya es posible verlos en una gran variedad de escenarios, sobre todo relacionados con el ámbito del entretenimiento, todo debido a sus precios, bastante asequibles para la mayoría de los presupuestos.

Con esto en mente, en el caso de desear comprar un drone, lo más probable que el usuario que no haya tenido contacto con este tipo de tecnología se encuentre un tanto confundido, debido fundamentalmente a la gran variedad de modelo y precios que existen en el mercado, y que varían de acuerdo de las prestaciones como el alcance, la inclusión de cámaras y otros sensores.

Si los drones han despertado nuestro interés, pero no sabemos muy bien que drone comprar para que se adapte perfectamente a nuestras necesidades, a partir de este punto encontraremos valiosa información para dar el salto hacia las alturas de la mano de estos pequeños vehículos aéreos.

La compra de un drone es una tarea complicada, y que puede llegar a ser confusa, sin embargo si estamos atentos a ciertas convenciones y prestamos la debida atención a las especificaciones de los aparatos en venta, no debe ser problemática, más teniendo en cuenta que la tecnología de los drones ya traspasó la barrera de los especialistas para llegar prácticamente a la góndola de los supermercados.

¿Qué es mejor? ¿Drones, cuadricópteros, hexacópteros u octacópteros?

Quizás esta sea la primera pregunta que se haga un usuario dispuesto a comprar un drone. En primer lugar, debemos tener en cuenta que los diferentes nombres utilizados para definir a estos aparatos significan lo mismo, un vehículo aéreo no tripulado comandado por control remoto.

Sin embargo existen diferencias entre los tipos de aparatos disponibles, ya que en el mercado podemos encontrar cuadricópteros, aquellos aparatos que dispone de 4 juegos de hélices, pero también se venden hasta con 6 ó 8 juegos de hélices, llamados respectivamente Hexacópteros y Octacópteros.

Por otra parte, la utilización de la palabra “Drone” en este contexto es inexacta, ya que un dispositivo de este tipo es capaz de volar por sí mismo gracias a sus sensores y aviónica, y son utilizados en escenarios militares de conflicto para la observación, adquisición de blancos y otras tareas bélicas.

Pero a pesar de tratarse de un error, la palabra “Drone” se utiliza normalmente para designar a estos pequeños aviones a radio control que volamos en terrenos baldíos y terrazas. Así que para los efectos de no confundir más a los lectores, en este artículo utilizaremos “Drone” para llamar a estos aparatos.

Volar un drone: Aspectos legales

El vuelo de drones está regulado en Argentina por la  Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) ente que dictaminó la forma en que los drones deben ser utilizados. Es por ello que el volar un dispositivo de este tipo en ciertos casos exige controles psicofísicos y de alcoholemia obligatorios realizados en hospital público, y que incluyen controles de agudeza visual, auditiva y de motricidad. Asimismo, quien opere un drone, deberá tener al menos 16 años de edad.

Además establece una calificación de acuerdo al tamaño de los vehículos, que va desde los drones pequeños con hasta 10 kilogramos de peso sin carga, la categoría drones medianos, hasta los 150 Kg. y finalmente la categoría drones grandes, con más de 150 kilogramos de peso sin carga.

También el ente gubernamental divide la actividad de los drones en recreativos y no recreativos, siendo la primera categoría para diversión, esparcimiento, placer o pasatiempo o con fines terapéuticos y sin otra motivación, según reza la norma.

Con respecto al uso no recreativo, la norma se vuelve un poco más estricta, ya que por ejemplo en este tipo de actividades, los drones y sus pilotos deberán tener medidas adecuadas para evitar las interferencias que pudieran descontrolar el vuelo del vehículo, además de una identificación de carácter inalterable fijada al fuselaje. Asimismo, también se deberá contratar un seguro de responsabilidad por los posibles daños a terceros que pudiera ocasionar la operación o el vuelo del drone.

También los pilotos de drones deberán seguir un manual de procedimientos para evitar riesgos y que regule y estandarice como deben ser operados los aparatos. Este manual incluye procedimientos para el despegue y aterrizaje, procedimientos ante la pérdida del enlace de radio control, procedimientos para aborta el vuelo en caso de fallas y otros.

Finalmente, y como no podía ser de otra forma, las regulaciones contemplan el uso de los drones para la fotografía o la filmación de personas o entorno sin el permiso expreso y demás regulaciones relacionadas con la privacidad o las actividades ilícitas.

¿Cuánto vale un drone?

Definitivamente, el precio de un drone varía de acuerdo al equipamiento que ofrece, es decir la cantidad de hélices, si posee cámara, el alcance y muchos otros factores. Sin embargo, el usuario que recién empieza puede encontrar en el mercado modelos completamente listos para operar, con todos los accesorios necesarios incluyendo baterías, control y demás.

Este tipo de kits contienen todo lo necesario para empezar a volar un drone a un precio razonable, y tiene un valor de aproximadamente u$s 150 por un kit de drone que permite un vuelo de 7 minutos, pasando por un kit que incluye cámara, tarjeta de memoria y luz para vuelos nocturnos a un precio de u$s 250, hasta modelos que rondan los u$s 850 que incluyen GPS, cámara, 500 metros de autonomía, regreso automática del drone al punto de partida y otras características.

La pregunta más importante ¿Es fácil de volar un drone?

Esta es una pregunta que tiene varias respuestas, ya que siempre dependerá del equipo que compremos y nuestra propia habilidad para poder volarlo. En este sentido, no todos los drones vienen listos para volar, ya que es necesario al menos conocerlo un poco, y si bien la computadora de abordo se encargará automáticamente de cosas como ajustar la velocidad y mantener la estabilidad, no es suficiente para el usuario que empieza a dar sus primeros pasos en estas prácticas.

Sin embargo, esto es algo que puede solucionarse con un mayor presupuesto, y si la diversión que nos provee el drone es superior al gasto que nos ocasiona, siempre encontraremos la forma de encontrar más dinero para invertir en esta práctica.

Básicamente, a mayor rango de precios, mejor maniobrabilidad y por supuesto mayor facilidad de uso del drone, pero por otra parte llegar a montos demasiado altos no garantiza una aún mayor facilidad de uso, ya que entran a jugar un rol importante otras características que no tienen que ver con la forma en que se volará el aparato, sino más relacionadas con la autonomía y el equipamiento que ofrece el drone.

Esto significa que la facilidad de uso tiene un techo, es decir que a partir de una determinada cantidad de dinero ya no estaremos invirtiendo en este factor, sino más en la calidad de los elementos que se incorporan al drone.

Drones espías: Un ojo en el cielo

Si bien los drones han sido utilizados desde la Primera Guerra Mundial, no han sido objeto de la curiosidad popular hasta bien entrado el siglo XXI, de la mano de la utilización civil. Anteriormente, los drones eran utilizados casi exclusivamente con propósitos militares, siendo utilizados para el reconocimiento y el entrenamiento, entre muchas otras tareas.

Gracias a todos estos años de desarrollo y experiencia en el diseño, la construcción y el despliegue militar de este tipo de artefactos, el uso civil de drones es un hecho y una realidad; en la actualidad estos dispositivos, mucho más pequeños y discretos que sus hermanos de la milicia, son utilizados tanto para tareas importantes como para el ocio y el entretenimiento.

El término dron o su plural drones, surgido del vocablo sajón “Drone” que en ese idioma significa “Zángano”, es el nombre con que se rotula popularmente a este tipo de aeronaves no tripuladas, sin embargo también son aceptadas, en escenarios más técnicos y específicos, las siglas “UAV” (Unmanned Aerial Vehicle) o “VANT” (Vehículo Aereo No Tripulado).

Estas denominaciones son las más adecuadas a la actualidad de esta tecnología, y no como en los primeros tiempos “Avión no tripulado”, ya que muchas veces sus diseños no se acercan a la típica conformación de un avión.

Drones con fines militares

Debido principalmente a sus características de autonomía y techo, los drones son una herramienta muy utilizada en el campo militar, y han demostrado en infinidad de teatros bélicos su valía, ya que son capaces de realizar tareas que resultarían demasiado costosas en términos de tropas o recursos si se realizaran de la manera tradicional.

Algunas de las tareas más importantes que suelen realizar los drones en escenarios de guerra son el reconocimiento, la fijación de blancos, guerra electrónica y muchas otras.

Drones con propósitos civiles

Los drones han sido utilizados desde hace unos pocos años para todo tipo de aplicaciones en el campo civil, desde la cartografía, agricultura, la cartografía  y el cuidado del medio ambiente, entre otras muchas tareas de importancia vital.

También en los últimos años, algunas empresas como Facebook están utilizando drones para proyectos relacionados con la distribución de Internet en lugares en donde es prácticamente imposible hacerlo por las vías tradicionales por no contar con la infraestructura necesaria.

¿Los drones son legales o ilegales?

A diferencia del campo militar, la comercialización y operación de drones sin ningún tipo de registro en el ámbito civil trae consigo algunas consideraciones morales que se deben tener en cuenta, como por ejemplo la posibilidad de que estos drones puedan ser usados en actividades ilegales, como la distribución de drogas u otras mercaderías como explosivos.

También es posible que los drones sean en usados en otras actividades, que si bien no son tan peligrosas como las mencionadas, involucran utilizar un drone para invadir la privacidad de terceros, ya que los drones pueden ser capaces de portar una cámara de alta resolución para monitorear y grabar los movimientos, tanto en lugares públicos como privados, de cualquier persona que sea de interés para el operador del drone.