El mouse o ratón. Historia, presente y futuro

El mouse suele ser uno de los periféricos de nuestra PC al cual le prestamos menor atención, aunque en realidad es una de la herramientas imprescindibles a la hora de realizar trabajos, ya que nos permite llevar a cabo centenares de funciones con sólo un click.  Por ello, a la hora de elegir un mouse para nuestra computadora debemos tener en cuenta una serie de factores que nos permitirán seleccionar la mejor opción de acuerdo a nuestros requerimientos y a los beneficios que ofrezca cada modelo.

En este post conoceremos la historia, el presente y el futuro de esta fantástica herramienta, que nos permite desde hace décadas comunicarnos con la PC de manera sencilla y transparente. De todo esto trata este artículo, pero también incluiremos algunos prácticos consejos para comprar un mouse y poder obtener el mejor provecho de este dispositivo.

La historia del mouse

Desde la década de los 60 hasta la actualidad, el mouse o ratón pasó de ser una caja pesada hecha de madera, a un accesorio liviano y ergonómico. El mouse se convirtió en un dispositivo indispensable para cualquier tipo de usuario, pero muy pocos saben cómo fue inventado y cuál es su historia completa. Para conocer el surgimiento del mismo es necesario retroceder un poco (bastante) en el tiempo, más precisamente a Canadá, a los años 50.

1952: Nace el primer trackball, creado por la Marina Canadiense

Aproximadamente diez años antes de la creación del primer mouse, el Comando Marítimo de las Fuerzas Canadienses contactó a varias empresas que pudieran estar interesadas en participar de varios proyectos que involucraban a las fuerzas armadas, universidades y compañías privadas.

Uno de esos proyectos pretendía crear una máquina que fuera capaz de compartir datos de radares y sensores sonoros en tiempo real, para que todos los combatientes pudieran tener una visión unificada del campo de batalla. Este proyecto fue conocido como DATAR.

Pero la parte más interesante es que el DATAR incluía un dispositivo curioso para la época. Los operadores enviaban los datos de los radares a través de un trackball, una especie de “mouse” en el que, para poder mover el cursor, bastaba con girar una bola ubicada en el dispositivo.

Claro que este primer trackball no tenía la elegancia y el peso de los modelos actuales. Para tener una idea, la Marina Canadiense usaba una bola del tamaño de una de boliche para la construcción de ese dispositivo, y como se trataba de un proyecto militar y por lo tanto secreto, éste trackball nunca fue registrado.

1963: El primer prototipo de mouse, creado por Douglas Engelbart

De forma independiente, el investigador Douglas Engelbart, del Instituto de Investigación Stanford, trabajó en un proyecto muy avanzado para la época en la que vivía. A principio de la década de los 60, la mayoría de las computadoras todavía eran operadas con tarjetas perforadas y otros métodos que no permitían la interacción del usuario con la máquina.

Engelbart trabajaba en una máquina que tenía como objetivo aumentar el intelecto humano. Muchas de las tecnologías que se utilizan en la actualidad surgieron de ese proyecto, como la interfaz gráfica, los videos y algo muy utilizado por todos en la actualidad, el chat. 

Entre los dispositivos de entrada presentados por Engelbart en 1968, durante la primera demostración pública de su proyecto, había una pequeña caja de madera con un botón rojo en la parte superior y un cable que salía de uno de los lados, simulando de alguna forma, la cola de un ratón. Fue el primer mouse de la historia.

1970: Fue comercializado el primer modelo de mouse de la historia.

El “Indicador de posición X-Y para los sistemas con pantalla”, funcionaba con dos engranajes que registraban las posiciones horizontales y verticales del cursor. Algunas semanas después de la presentación de Engelbart, la empresa alemana Telefunken lanzó un modelo de mouse que tenía una pequeña esfera de goma en el interior, responsable del registro de las coordenadas.

Aunque el dispositivo formara parte de los componentes de las computadoras de la marca, ese fue considerado como el primer mouse comercializado de la historia.

1973 – 1981: Los mouses de Xerox

Los siguientes mouses que ganaron el mercado fueron comercializados con las computadoras personales Xerox, como el Alto, de 1973, la primer computadora para usar como desktop que poseía una interfaz gráfica basada en el uso del “ratón”.

Otra máquina que fue famosa por incorporar como parte del sistema un mouse, fue la Xerox Star, conocida oficialmente como Xerox 8010 Information System. Esta también fue una de las primeras computadoras en incorporar otras tecnologías, más comunes en las computadoras actuales, como redes Ethernet, servidores de archivo y de impresión.

1983: El primer mouse de Apple

En 1983, Apple lanzó la famosa computadora Lisa, que incluía un mouse. Una característica destacada de este modelo es que, en vez de usar una bolita de goma, el mouse de Lisa usaba una esfera de metal. Este fue el modelo que estableció el estándar de un único botón para todos los mouses de la empresa, durante cerca de 20 años.

1999: Se estrena el mouse óptico

A pesar de las investigaciones realizadas en 1980 sobre esta tecnología, fue en 1999 que surgió el primer modelo comercial de mouse óptico. El IntelliMouse con IntelliEye, de Microsoft, funcionaba sobre casi cualquier tipo de superficie y presentó mejoras significativas comparándolos con el mouse mecánico.

La principal diferencia era el hecho de que la “bolita” del mouse mecánico fue sustituida por un LED infrarrojo, con la ventaja de que este modelo no acumulaba suciedad, evitando que el usuario tenga que abrir el dispositivo para limpiarlo. La serie IntelliMouse fue la primera en incorporar el scroll Wheel (la rueda de scroll entre los dos botones).

Tiempo después, estos modelos siguieron evolucionando y el LED fue sustituido por un láser, invadiendo el mercado en 2004.

Otros modelos de mouse

La evolución de los mouses no termina ahí, actualmente los mouses incorporaron giróscopos, lo que permite que no sea necesario utilizarlos sobre una superficie física y plana. Estos tipos de modelos requieren sólo algunos pequeños movimientos para que el cursor se mueva, reduciendo de esta manera el cansancio físico causado por arrastrar el mouse durante todo el día.

Otra innovación son los llamados mouses 3D, desarrollados especialmente para la edición y navegación de imágenes en tres dimensiones, aunque no se limitan solamente a ese tipo de uso.

También surgieron nuevos modelos, como por ejemplo mouses o ratones a los que se les puede añadir efectos que generan sensaciones, como por ejemplo, hacer que el dispositivo vibre al estar el cursor sobre algún elemento gráfico. 

Es necesario mencionar un dispositivo como el Kinect, de Xbox 360, el cual puede servir de guía para el desarrollo de los mouses del futuro, en donde, no sea necesario tomar con la mano ningún elemento para mover el cursor.

El Mouse o Ratón

El Mouse o Ratón es un dispositivo diseñado para ser manejado con la mano por el usuario. Funciona moviéndolo (arrastrándolo) sobre una superficie plana. Estos movimientos son transmitidos a la computadora por medio de un cable o inalambricamente.

De esta forma, si el usuario arrastra el mouse hacia la derecha, este movimiento será reproducido y representado en la pantalla del monitor a través de un símbolo (ícono) que imitará dicho movimiento. En términos prácticos, el mouse es como una extensión de nuestra mano, la que se introduce en la pantalla del monitor de nuestra computadora. 

Los movimientos del mouse son representados en el monitor por medio de un ícono conocido como “Puntero”. Generalmente el puntero tiene la forma de una flecha, pero en ocasiones puede asumir otras de acuerdo al programa que se esté usando o a la función que esté cumpliendo. El puntero vendría a ser como la mano, la que puede apuntar objetos, tomarlos, arrastrarlos, abrir y cerrar cosas, además de muchas otras acciones.

En computación a través del tiempo se han inventado palabras para nombrar y describir las acciones que se pueden realizar con el mouse. A continuación mencionaremos las más importantes.

“Deslizar” o “arrastrar” el mouse: Se refiere a la acción de mover el mouse en cualquier dirección sobre la superficie del “pad” o alfombrilla.

Hacer “click,  “clickear” o “pulsar”: Esta expresión se refiere a la acción de presionar y soltar con el dedo índice o medio, según corresponda, uno de los botones del mouse (el derecho o el izquierdo). Esta palabra se usa debido a que de algún modo imita el sonido que se produce cuando presionamos los botones del mouse.

Hacer “Doble Click”: Esta expresión se refiere a la acción de presionar y soltar, consecutiva y rápidamente, dos veces el botón izquierdo del mouse. Esta acción se relaciona generalmente con la función de activar una aplicación o software, abrir un archivo, una carpeta o un menú.

Como funciona un mouse óptico

Un mouse óptico básicamente es un ratón convencional, pero con un sistema de lectura de movimiento mediante sensores que le posibilitan, en primer término, ser más precisos, y en segundo lugar evitar el mecanismo de bolas y sensores tan propensos a inutilizarse debido a la suciedad.

Es el tipo de ratón más usado en la actualidad gracias a las dos razones mencionadas, pero además por una razón de costo, son mucho más baratos de producir que los ratones equipados con la antigua bolita.

Gracias al sensor óptico con el cual está equipado, el mouse óptico ofrece un comportamiento similar al de una cámara fotográfica, lo que le permite fotografiar la superficie sobre la cual se está moviendo, detectando las variaciones en el movimiento del dispositivo.

Esas imágenes, al instante de ser tomadas, son analizadas por el procesador interno del mouse, que se encarga de verificar las diferencias entre las imágenes capturadas, determinando para qué lado se movió el mouse. Teniendo esos datos, el procesador envía señales a la PC para que reproduzca el puntero en la pantalla.

Esas imágenes son generadas miles de veces por segundo, dependiendo de la calidad del mouse. Esto quiere decir que cuanto mayor sea la tasa de actualización, más preciso es el mouse y consecuentemente más caro.

Gracias a los constantes avances en la tecnología de los dispositivos apuntadores, la precisión que están adquiriendo los mouses es mucho más alta, y a veces no es necesaria la utilización de pads especiales, ya que hay algunos tan precisos que funcionan muy bien en cualquier superficie plana y de un mismo color.

Sin embargo, existen usuarios que aseguran que el mouse salta cuando se utiliza una superficie de apoyo demasiado brillante o colorida, o en superficies en extremo pulidas, esto se debe a que nuestro mouse encuentra demasiadas diferencias entre los distintos colores y no es capaz de procesar la información recibida del sensor con eficacia.

Es por esta razón que es recomendable el uso de una superficie de apoyo como un pad, el cual debe ser lo menos brillante posible y sin diferencias de color que alteren la percepción del sensor del mouse.

Los mejores trucos para potenciar el mouse en Windows

No es por nada que Windows es el sistema operativo más usado en todo el mundo, superando con creces a todos sus rivales, sino por las incuestionables virtudes que nos ofrece. Una de estas virtudes es la cantidad y calidad de las tareas que se le pueden encomendar al ratón, ese pequeño periférico que puede dar mucho más de lo que parece. En este artículo repasaremos los mejores y más útiles trucos para el ratón para todos aquellos usuarios que hacen un uso intensivo de este maravilloso invento.

Esta recopilación de trucos para el ratón fue concienzudamente seleccionada con el propósito de ofrecerle a los usuarios de Windows herramientas con las cuales potenciar y mejorar su actividad, y si se implementan correctamente, podrán convertirse en una batería de recursos inigualable para mejorar la productividad y hacer que el tiempo que se pasa frente a la computadora trabajando rinda mucho más.

Menú contextual extendido: Es prácticamente imposible ignorar que cuando presionamos el botón derecho del ratón aparece el llamado menú contextual, el cual contiene una serie de funciones relativas al elemento sobre el cual pulsamos. En el caso de que deseemos un menú contextual extendido con todas las opciones ocultas disponibles, todo lo que tenemos que hacer es pulsar y mantener pulsada la tecla “Shift” mientras hacemos clic con el botón derecho del ratón sobre el elemento.

Desplazamiento automático del contenido de una página: Generalmente cuando estamos leyendo algún artículo largo, es natural sentir cierta incomodidad al tener que desplazarnos con la rueda del ratón a través de su contenido, es por ello que este pequeño truco se convertirá en un aliado indispensable en momentos como el mencionado.

Todo lo que tenemos que hacer para que funcione es ubicar el cursor del ratón sobre la barra de desplazamiento del navegador y pulsar sobre el botón central del dispositivo, con lo que lograremos que todo el texto de la publicación se desplace en forma automática sin tener que pulsar ningún botón. Cuando deseamos terminar con el procedimiento, simplemente presionamos el botón derecho.

Selección de texto usando la tecla Shift: Uno de los trucos más simples, pero a la vez uno de los que más satisfacciones nos puede dar si somos bloggers, periodistas, escritores o simplemente trabajamos constantemente con mucho texto.

Como cualquiera sabe, la selección de texto con el botón izquierdo del ratón es el procedimiento más normal para trabajar con escritos, pero a veces suele ser problemático cuando tenemos que seleccionar una parte concreta del mismo, por ejemplo hasta un carácter preciso.

Para poder seleccionar texto de esta manera, lo único que tenemos que hacer es pulsar con el ratón el comienzo de la selección, presionar la tecla “Shift” y pulsar con el botón derecho del ratón hasta donde deseamos seleccionar.

Abrir múltiples enlaces web al mismo tiempo: Este truco nos será de tremenda utilidad si somos de los usuarios que solemos abrir gran cantidad de enlaces, ya que nos permitirá abrirlos en una pestaña aparte a cada uno de ellos con tan sólo una simple pulsación del ratón.

Para usarlo, sólo debemos presionar y mantener pulsada la tecla “Ctrl” mientras pulsamos en los enlaces deseados. Tan sencillo como eso.

Selección de texto vertical usando la tecla “Alt”: Lo más probable cuando leímos el subtítulo de arriba es que nos hayamos preguntado: ¿Es posible eso? Sí, es posible y realmente muy útil.

Para poder seleccionar texto en forma vertical bastará con presionar y mantener pulsada la tecla “Alt” mientras seleccionamos el texto deseado con el botón izquierdo del ratón.

Cabe destacar que este truco no funciona en todas las circunstancias, sólo en algunas páginas web y en las aplicaciones de la suite Microsoft Office. Si usamos el truco en Office, debemos tener en consideración que no estará disponible el menú contextual, por lo tanto tendremos que copiar el texto seleccionado mediante el menú “Edición>Copiar”.

Arrastrar y soltar: La mayor parte de los usuarios suele usar el botón derecho del ratón tan sólo para desplegar el menú de contexto, pero puede ofrecernos una gran cantidad de útiles opciones más: mover, copiar o crear enlaces a otros documentos, por citar algunos ejemplos.

Para ello, sólo tenemos que seleccionar el texto que deseamos mover o copiar, arrastrar el ratón hasta la nueva ubicación, pulsar sobre el botón derecho del ratón y escoger la opción deseada.

Seleccionar varios extractos de texto simultáneamente: Uno de los trucos menos conocidos de los que componen esta recopilación. Como el indica el título, con el mismo podremos seleccionar varios fragmentos de texto en un documento, realmente algo que puede acelerar muchísimo nuestro trabajo.

Para ponerlo en práctica, seleccionamos un fragmento de texto, presionamos y mantenemos presionada la tecla “Ctrl” y seleccionamos el fragmento siguiente hasta completar todo lo que necesitamos. Cabe destacar que lamentablemente, este truco sólo funciona en documentos de Microsoft Office.

Acercar y Alejar: Bastante conocido por todos aquellos usuarios que sufren de algún tipo de disminución visual, el procedimiento de acercar o alejar los elementos con los que estamos trabajando es una de las mejores ayudas que se pueden tener.

En el caso de los usuarios en que su actividad se enfoque en los textos, el excelente procesador de textos Microsoft Office ofrece un zoom fácilmente utilizable, ya que presionando la tecla “Ctrl” y girando la rueda del ratón podremos obtener el acercamiento o el alejamiento necesarios para sentirnos cómodos.

Abrir un enlace en una nueva pestaña: Como pudimos ver más arriba, podemos ser capaces de abrir cualquier enlace en una nueva pestaña simplemente manteniendo presionada la tecla “Ctrl” y haciendo un clic en dicho vínculo. Sin embargo, sólo el botón derecho del ratón nos ofrece las opciones necesarias para realizar otras acciones como abrirlo en una ventana nueva, guardarlo como, abrir el enlace en una ventana de incógnito, copiar la dirección del enlace y otras opciones útiles del menú del navegador.

Entonces, para obtener estas funcionalidades, lo único que tenemos que hacer es presionar la tecla “Ctrl” y pulsar sobre el enlace con el botón derecho del ratón. Hasta aquí hemos llegado con los que a nuestro parecer son los mejores trucos para el ratón en Windows.

Cómo elegir un buen mouse

Al usar una computadora pocas cosas pueden ser más irritantes que un mouse que no funciona correctamente. Golpear, presionar más fuerte los botones de lo necesario y sacudidas violentas son los comportamientos habituales adoptados por usuarios que tienen problemas con su mouse. Todo eso, puede provocar que se cometan errores al ejecutar alguna actividad.

Es importante saber elegir el mouse correcto, y tener cierta información y conceptos en mente en el momento de elegirlo. El mouse que vayamos a comprar debe exhibir determinada información acerca de sus características como su precisión, tecnología usada, mencionar el número de botones disponibles, especificar el diseño, aclarar para qué tipo de equipo fue creado y demás datos que sean relevantes para su uso. Todos estos detalles necesitan ser analizados antes de la elección.

Mouse para netbooks y notebooks

Generalmente los mouse para computadoras portátiles son más pequeños que los “comunes”. Es importante, antes de comprar, comprobar comodidad y adaptación con el tamaño seleccionado. Si la mano con la que se sostiene el mouse tiene que cerrarse demasiado para poder sostenerlo, puede resultar bastante incómodo. Existen algunos modelos que son un poco más bajos o más altos para proporcionan mayor comodidad y evitar tener que hacer movimientos incómodos con los dedos para poder manipularlo.

Al ser un ratón especialmente diseñado para notebooks y/o netbooks, posee un sistema de enrollado retráctil de cable, ya que de nada sirve tener una computadora pequeña y tener que llevar un mouse grande con un cable largo.

Mouse para computadora de escritorio

El mouse para una computadora de escritorio es el convencional, de tamaño más grande y más anatómico, adaptándose mejor a las manos.

Detalles generales

En cualquier situación, es fundamental analizar el peso y el tamaño del periférico. Es aconsejable evitar la compra de mouse de más de 130 gramos, ya que además de poder generar problemas en su manipulación puede provocar problemas de salud generando lesiones por esfuerzo repetitivo. Los tamaños varían y la definición de “cómodo” es muy personal.

El sensor óptico del mouse es otro detalle que no se debe pasar por alto. Lo ideal es escoger un ratón que ofrezca mucha precisión óptica y que no deje el cursor con “la flecha” temblando irritantemente en la pantalla. Philips, por ejemplo, tiene una tecnología óptica que garantiza una respuesta inmediata del mouse que se puede usar en cualquier superficie lisa (papel, plástico e incluso madera).

También existen computadoras que tienen cierta “preferencia” con determinados hardware, como ser el caso de las Mac que poseen un mouse especialmente creado para ellas conocido con el nombre de Magic Mouse. Este es un mouse multi-touch que proporciona una experiencia única gracias a su capacidad de deslice, de click y su facilidad de uso.

También se puede optar por un mouse inalámbrico. Éstos funcionan con pilas o baterías. Muchas veces la precisión óptica de estos dispositivos deja mucho que desear, cosa que molesta, ya que su precio suele ser elevado. Microsoft es una de las marcas que mayor aceptación tiene en el mercado con respecto a los mouse inalámbricos.

Para saber si un mouse es preciso, se necesita determinar su resolución, que es la medida de pulgadas por segundo. Esta medida posee el nombre de “DPI (Dots Per Inch)”, que en castellano significa “puntos por pulgada”. Los mouse más vendidos tienen una resolución de entre 400 y 800 DPI y si va a ser utilizado para trabajo, estudio y otras tareas más comunes, un mouse dentro de esa media sirve perfectamente.

Como elegir el mouse adecuado

En principio cabe destacar que existen dos grandes tipos de tecnologías en cuanto a la fabricación de ratones o mouses, que a su vez se dividen en diversos tipos de productos con diferentes modos de funcionamiento.

Por un lado, encontramos los mouse denominados “mecánicos”, que son los menos utilizados en la actualidad. Este tipo de ratón consta de una bola de plástico situada en la parte inferior del aparato, la cual al deslizarse mueve a su vez dos ruedas que se encuentran en el interior del mouse y generan los pulsos de acuerdo al movimiento que realicemos con el ratón sobre la superficie.

Otra de la variantes son los mouse ópticos, que con los años han ido reemplazando a la tecnología de ratones mecánicos debido a su durabilidad y efectividad. En el caso de los mouse ópticos su principal característica es que carecen de la bola de plástico que poseen los ratones mecánicos, evitando de esta manera las complicaciones que suele presentar dicho mecanismo ante la acumulación de polvo y suciedad, que ocasionan que el aparato no funcione correctamente.

Debido a esta particularidad, los mouse ópticos no suelen presentar ese tipo de inconvenientes, por lo que en los últimos años han sido los más elegidos en el mercado.

El mouse óptico viene provisto de un sensor que trabaja fotografiando la superficie y traslada esa información a la PC, detectando cualquier tipo de variación en su movimiento y posición. Los más comunes ofrecen un máximo de 800 ppp de resolución.

Otra de las variantes más utilizadas de este tipo de ratones son aquellos que funcionan mediante láser, los que suelen ser ratones más precisos y sensibles a los movimientos de la mano del usuario, ya que brindan 2000 ppp de resolución, incluso sobre superficies horizontales.

Por otra parte, existen también los mouse denominados “trackball”, una tecnología que ha sido creada por la firma Logitech, y que resulta una de las más innovadoras del mercado actual. En general suelen ser utilizados en Notebooks y algunas compañías fabricantes de periféricos ofrecen teclados que traen incorporado el mouse trackball.

El ratón trackball es en extremo sensible y puede moverse con la utilización de un solo dedo, ya que está conformado por una bola lo que ofrece una reducción de espacio físico y reduce el esfuerzo.

Otro de los puntos a tener en cuenta en el momento de adquirir un mouse que satisfaga nuestros requerimientos de trabajo es el tipo de conexión que utiliza el periférico.

Por un lado encontramos aquellos ratones que se conectan a la PC por intermedio de cable, mediante conectores USB o PS/2. Este tipo de ratón suele ser el más económico, aunque en general presenta algunas dificultades en comparación a los dispositivos inalámbricos.

En cuanto a los modelos de mouse inalámbricos, que son actualmente los más populares, como su nombre lo indica carecen de cable y se comunican a la PC mediante radio frecuencia, infrarojo o Bluetooth. 

Puntos fundamentales en la elección del mouse

Teniendo en cuenta la diversidad de variantes que existen actualmente en el mercado, en el momento de elegir un mouse que nos ofrezca lo que necesitamos, en principio debemos evaluar cuál será el trabajo que realizaremos frente a nuestra PC.

Con respecto al tipo de conexión, es recomendable descartar los mouse por cable, ya que suelen presentar inconvenientes en el momento en que precisemos libertad de movimiento.

Si elegimos adquirir un mouse inalámbrico, tengamos en cuenta que los ratones por radio frecuencia en general no presentan errores por desconexión o interferencias, y poseen un alcance de aproximadamente 10 metros.

Otra variante recomendable son aquellos que funcionan mediante conexión Bluetooth, ya que suelen ser muy eficaces y permiten una comunicación a través de una distancia de 10 metros.

El caso de los mouse de conexión por sensor infrarrojo es el menos recomendable, ya que sólo permite una distancia límite de 3 metros, y requiere que una comunicación visual directa con el dispositivo receptor para poder recibir de manera correcta la señal.

El siguiente punto a tener en cuenta, y sin dudas el más importante, radica en la elección del tipo de mouse, es decir mecánico u óptico.

De más está señalar que lo más adecuado es elegir uno de los tipos de ratones ópticos que puedan cubrir nuestra necesidades como usuarios, descartando por completo la compra de un mouse mecánico.

Para aquellas personas que suelen realizar trabajos sencillos en sus computadoras, como trabajos de oficina, una buena opción son los mouse ópticos convencionales.

Si por el contrario, el usuario necesita un dispositivo eficaz para trabajos en el ámbito del diseño gráfico, como así también para los amantes de los videojuegos, lo más recomendable es elegir un ratón con sensor láser.

No obstante, en cualquier ámbito, el mouse de tecnología trackball suele brindar buenos resultados y nos ayuda a evitar las frecuentes molestias físicas que causan este tipo de dispositivos en nuestro antebrazo, debido al movimiento constante de la muñeca.

Y no olvidemos la estética, que actualmente es uno de los factores en los cuales el usuario suele poner más hincapié, sobre todo cuando se trata de personas fanáticas del mooding. En este campo existe una gran variedad de posibilidades, no sólo en cuanto a colores, sino también en formatos.

Cómo bloquear el mouse y el teclado

Muchas veces, se toca o mueve de manera accidental el mouse o el teclado interrumpiendo alguna tarea importante que estaba siendo realizada en la computadora. Para evitar este tipo de accidentes, muchos usuarios desenchufan el mouse y el teclado, aunque esta tarea es un tanto fastidiosa y además elimina ciertas funciones que pueden llegar a ser necesarias.

Un método rápido, seguro, y eficiente para bloquear el mouse y el teclado es utilizar un software gratuito y simple, el Keyfreeze.

Bloqueo con Keyfreeze

Para poder comenzar, debemos seguir los pasos que se describen a continuación:

Paso 1

Lo primero es descargar e instalar el programa en la computadora. La instalación es muy simple y rápida, la cual podemos realizar pulsando sobre este enlace.

Paso 2

Una vez que el Keyfreeze está instalado, solamente se debe abrir para realizar y utilizar el bloqueo.

El programa queda resumido en una ventana extremadamente simple, que contiene solamente el logotipo del software y el botón “Lock Keyboard and Mouse” (Bloquear el teclado y mouse).

Pulsando en la opción para bloquear los periféricos, la misma se activará después de unos segundos, permitiendo dar un lapso de tiempo para poder abrir alguna película o video.

Para evitar el bloqueo accidental, el usuario debe hacer click después de abrir el programa en “Permitir”.

Una vez que el bloqueo es autorizado, el mouse y el teclado quedan inutilizables. Para revertir esta situación se debe presionar Ctrl+Alt+Del para abrir el Administrador de tareas y posteriormente “Esc” para retornar al funcionamiento normal de la computadora.

Esta acción es posible realizarla las veces que sean necesarias repitiendo los pasos correspondientes.

Controlar el mouse con la cabeza ya es posible y es gratis

Quienes dicen que el perro es el mejor amigo del hombre lamentablemente están terriblemente equivocados. Hoy en día el mejor compañero con el que puede contar un ser humano es un pequeño dispositivo, que adosado a nuestra computadora, nos hace la vida mucho más fácil.

Por supuesto que estamos hablando del ratón, ese ya antiguo pero practiquísimo artilugio casi perfecto. O eso al menos pensábamos, ya que un grupo de desarrolladores de la Universitat de Lleida han desarrollado una nueva tecnología que complementará y aumentará las posibilidades del viejo y querido mouse.

Si bien el ratón es una herramienta muy difícil de superar y mejorar, todos habremos visto alguna vez a alguien usar una notebook con uno de estos dispositivos, a pesar de los exquisitos sistemas que estas poseen para mover el cursor. Lamentablemente los ratones ofrecen algunas aristas negativas, tales como problemas de salud relacionados con las articulaciones de las manos y dolor en los miembros superiores, por citar solo algunos pocos, todos ellos debidos a las largas horas que pasamos utilizándolos.

Pero parece que esta situación cambiará en un futuro no demasiado lejano, ya que un grupo de desarrolladores e ingenieros, le han dado vida a un sorprendente instrumento llamado HeadMouse, el cual básicamente es un software que se distribuye en forma gratuita que al utilizar los servicios de una cámara web, es capaz de traducir nuestros movimientos de cabeza en instrucciones para que el cursor del ratón se mueva por la pantalla.

Originalmente, HeadMouse fue desarrollado con el propósito de asistir a personas con problemas de movilidad, pero el éxito obtenido ha alentado a sus desarrolladores para extender su uso a todos los usuarios, quienes seguramente encontrarán en él al complemento, o reemplazo, del veterano y útil ratón de siempre.

Una vez que descargamos el programa, lo que podemos hacer de forma gratuita pulsando sobre este enlace, tendremos por única vez que realizar una serie de ejercicios con la cabeza como para enseñarle a la aplicación como son nuestros movimientos. Esto servirá para que exista entre nosotros, la cámara web y el cursor una sincronización perfecta.

Una vez que la calibración se haya completado, podremos mover el ratón en cualquier dirección que deseemos tan sólo girando la cabeza hacia esa ubicación.

¿Cómo hacemos para hacer click con la cabeza?

Esto es lo que seguramente estarán pensando muchos de ustedes, pero la solución a este misterio se encuentra en nuestros ojos o boca, ya que mediante el parpadeo de los ojos o el abrir y cerrar la boca tendremos el control de los elementos en la pantalla que queremos ejecutar o seleccionar.

Para poder hacer uso de esta aplicación y controlar el ratón con la cabeza, los requerimientos solicitados son bastante acotados, el único inconveniente es que la cámara web que tenemos que usar debe ser igual o mayor a 640×480 de resolución, pero la mayoría de las nuevas webcams en el mercado ofrece esta resolución, o incluso mucho más. Sin duda alguna, una herramienta digna de probar.